El día que decidí emprender y apostar todo por el proyecto que acababa de nacer fui muy inconsciente de dónde me estaba metiendo. No porque no estuviera formada. Había hecho muchos cursos de emprendimiento, algunos muy buenos e intensos. Después trabajé como asesora de emprendedores. Lo veía todo desde la comodidad de la distancia. Sin embargo, no existe teoría alguna que supere a la práctica. El camino hay que andarlo. Hubo un poder que me empujó a dar el primer.. Read More