Saber darse valor es un arte. A veces cuando hablamos de darnos valor se nos ocurren acciones externas, tipo concedernos algún capricho como comprarnos ropa o darnos un masaje. No digo que esté mal, este tipo de acciones sirven para que nuestro ego nos deje en paz un rato. Y están muy bien (para eso). Al ego hay también hay que cuidarle y tratarle con cariño, recuerda lo que decían los sufís, “debemos ser más astutos que el astuto” y.. Read More