Cuando aquí hablo de proyecto he de aclarar que me refiero a un proyecto que nace de tu dharma, pasión, Ikigai… o como prefieras llamarlo. Un proyecto de Corazón. Y cuando hablo de éxito hoy me refiero a dar Vida a tu creación.

Esa idea que un día se te presenta como un rayo y no eres capaz de sacarla de tu cabeza hasta que empiezas a darle forma. Ideas que tienen que ver con mejorar tú y tu mundo a partir de tu talento. Y talento es aquello que es lo único que te diferencia del resto. Es tu misión de vida, por así decirlo. Y hemos venido a cumplirla.

Es importante partir de esta premisa para seguir con lo que pretendo compartir hoy.

¿Tienes ese proyecto en mente ya? Si no es así, puedes leer este artículo que habla de la pasión para que indagues algo en ella. (Nunca dejes de hacerlo si aún no lo ves, es vital).

Una vez que has descubierto tu pasión, no creas que viene para transformar al mundo entero y a ti dejarte como estás. De ninguna manera, viene para transformarte a ti en primer lugar. Esto es así de divertido e irónico.

Vas a pasar por una y mil “pruebas de nivel”, y las superarás siempre que conectes con tu Corazón que es quién te ha motivado a comenzar a andar.

No es casualidad que todas las personas que he estudiado, observado, conocido (y lo que veo en mí) pasemos por las mismas etapas. Por eso hoy quiero motivarte con mucha conciencia a seguir y sobre todo a no asustarte. La diferencia entre quienes logran salir adelante con su “idea loca” y quienes no, es asustarse y desistir o seguir a pesar de todo. Sigue a pesar de todo.

Verás como nada de lo que te expongo a continuación te resulta extraño. Si no lo has visto en ti, lo habrás descubierto en otras personas.

Ser, hacer y tener. Esa es la clave. No podemos pasar al tener, sin el “ser” y el “hacer”. Y el ser y el hacer no se aprenden en los libros, se viven y experimentan.

Características comunes de todas las personas que han encontrando su pasión y han logrado salir adelante con sus proyectos de vida:

  • La mayoría de la familia y círculo más cercano de amigos de toda la vida no les ha apoyado, sobre todo al principio. Es normal y es el mayor regalo que te pueden hacer para quitarte más de quinientos miedos de golpe. Desprendiéndote de lo que consideras “seguridad y conocido” te obligas a ser responsable de ti, a demostrarte fidelidad a tu idea con todas las consecuencias y a amarte y amar mucho. Perdonar. Si te pierdes en el resentimiento o la culpa, no avanzarás. Supéralo y no tendrás límites. Agradece porque en realidad es un acto de Amor inmenso, este es el principal motor que te va a impulsar. Úsalo a tu favor, su energía es bestial y esencial.
  • Se han tenido que enfrentar de cara con todos sus miedos y creencias acerca del dinero. ¿Y cómo lo han hecho? Pues viéndose sin nada y aún así, contra toda lógica, continuando. Es un “saber que todo está bien” interno que se escapa a cualquier entendimiento. Y es un reseteo necesario para que esta energía maravillosa del dinero pueda llegar a ti de manera limpia y seas capaz de gestionarla con salud y consciencia. Sentir el desamparo que da no tener nada, te hace tomar conciencia de que no necesitas nada y lo tienes todo. Eres libre y eres abundancia. Más poder a tu favor. (Casi invencible si superas esto).
  • Al principio lo que hacen no tiene apenas impacto, vamos que interesa a pocos o nadie. Pero misteriosamente, si aún así siguen, el impacto va creciendo y creciendo, cada vez con menos esfuerzo e increíbles resultados. Es una prueba en la que te reafirmas en que tu idea es genial pero la gente necesita tiempo para asimilarla. No tienes duda de ello ni un instante.
  • Les dicen “NO” mil veces por siete. Los primeros “noes” te duelen, los siguientes sientes “qué pena lo que te vas a perder” y de repente, los “noes” se vuelven “síes”. Tienen que decirte que no muchas veces. Sigue en cualquier caso. Esto te enseña a ganar tolerancia a la frustración, que es muy sana. Cuantos más “noes” más cerca estás del SÍ. Es un hecho.

¿Te dice algo todo esto?

Estoy segura que, si estás en tu proyecto, te resonará y mucho.

Si aún no lo has encontrado pero estás en ello, te vendrá muy bien saber que es un camino muy interesante de crecimiento, que te pide perseverancia y paciencia. 

Si ya te ha llegado “el rayo”, y todo esto te toca, hoy te animo de Corazón a seguir, porque eso quiere decir que vas muy muy bien.

Y agradécelo con sinceridad y continúa. Trascender cada una de estas etapas, es un regalo sin precedentes.