Cualquier idea, pensamiento, creencia… que decretemos y sintamos, se hace real en el plano físico. Te guste o no. Te lo creas o no. Seas consciente o no. Decretar tiene poderes. 

Lo que decretas como verdadero, se manifestará en tu mundo.

¿A qué me refiero con decretar?

A declarar (y sentir) con rotundidad una “verdad” (entrecomillada la palabra verdad porque es TU verdad la que estás afirmando en la mayoría de los casos, no la Verdad).

Lo que te propongo hoy, es que decretes con conciencia de ello, es decir, con presencia de lo que estás afirmando para crear elevado. Crear como siempre digo, un sueño feliz en lugar de una pesadilla de la que escapar.

Cuando nos enfrentamos a cualquier situación, la que sea que puede ser nueva o no, quizás aparezcan nuestros miedos ocultos, memorias, creencias, herencias… ya sabes.

Tus miedos se pueden expresar por tu boca o por boca de otros (familiares, amigos, prensa…). 

Esto último es muy importante. Estoy hablando de responsabilidad total al entender la realidad a través de mí, desde mí.

Yo creo (de crear) lo que veo y lo que experimento.

Puedes leer este post para reforzar la idea.

Quiero decir que si por ejemplo me voy a ir de viaje y viene un amigo a decirme lo peligroso que es el país al que me marcho, si en mí produce algún tipo de malestar, mi amigo me estará haciendo ver un miedo oculto que yo no me permitía sacar a la luz. Es en estos momentos cuando tengo que hacer uso consciente del decreto.

Al oír esa creencia (porque no deja de ser una creencia) que me limita, he de mantenerme muy presente para cambiar de inmediato la emoción que me he producido ese mensaje.

Solo hacen falta unos segundos para que la emoción aceptada empiece a crear, así que debemos estar alertas.

Amplía el tema de las creencias limitantes en este post. 

Es la emoción la que manda. Somos energía que atrae según la frecuencia en la que vibra.

¿Cómo se hace de manera efectiva?

Estos son los pasos que sugiero para ser creadores de una realidad amable en todos sus aspectos:

  • Reestructura la frase de manera que provenga desde el Amor y no desde el miedo. Conviene que sepamos que el inconsciente no entiende de “síes y noes”. Por lo tanto en este caso no valdría esto “el país al que voy no es peligroso”. Sería algo así “el país al que viajo es seguro, porque en mi mundo estoy siempre bajo protección.”

Puede parecer ridículo o sin sentido, no lo juzgues y hazlo. Las leyes universales se escapan de la lógica (y a mí me resultan por ilógicas, muy divertidas).

No solo es real lo que vemos con los ojos del cuerpo. Y ésta otra manera de entender la Vida, el Universo y sus leyes, cada vez es más evidente para todos.

La negación de algo con conciencia de ello, es una de las herramientas más poderosas con las que contamos.

Es un derecho y casi una obligación interpretar el mundo de una manera elevada. No es esconder la cabeza en un agujero, es ser conscientes de nuestro poder.

  • Reformula en tu interior y di la nueva frase que has elaborado a la persona que está sacando a la luz tu miedo tantas veces como hagan falta. Recuerdo una vez que yo lo hice hasta 7 veces, paré cuando quien me estaba hablando en cuestión, se cansó y me dio la razón (lo que decreté, salió perfecto por cierto).
  • Sé consciente de tus pensamientos y tus propias palabras y cuando te des cuenta de que acabas de sentenciar una creencia, en ese mismo instante, cancélala y diséñala de nuevo. Así, como suena.

Fácil, ¿no?

Menos mal que cada frase que decimos desde el ego no se hace real en el plano físico. ¿Te imaginas? La gente iría por la vida cayendo como moscas. Aquí puedes profundizar más sobre la idea.

¿Por qué crees que es de esta manera?

Porque afortunadamente no siempre sentimos lo que decimos. Aún así, basta con que una vez lo vibremos con certeza para que se manifieste, de modo que insisto en la importancia de la presencia.

En realidad, todo lo que estés leyendo en este artículo, en otros, en libros, vídeos, caminos espirituales, de desarrollo personal o de conocimiento interior… ¡todo es lo mismo! La base es sencilla, vive desde el AMOR genuino. 

Lo demás, no es relevante.

Si vives desde el AMOR, todas las experiencias con las que te encuentres serán plenas y dichosas, no tendrás que estar pendiente de tus palabras ni de las de nadie porque solo crearás armonía y paz allá dónde vayas. La Verdad será quien gobierne tu vida.

El comodín es fácil. Amor. Lo demás llega solo. 

Y mientras lo conseguimos, mucha presencia y conciencia a la hora de decretar.

Yo hoy decreto que en mi mundo hay paz, plenitud, abundancia, alegría, sincronías… para mí y todas las personas con las que me cruzo ¿y tú, qué decretas?.

Fotografía de Pixabay.

CompartirShare on Facebook12Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn4Email this to someone