Somos quienes creamos nuestra realidad a cada instante. Y en la ecuación creadora tenemos estas dos variables; los pensamientos y las emociones.

Los pensamientos crean, pero ¡menos mal que no es algo literal ni inmediato! para que un pensamiento sea el causante de una creación, tiene que acompañarlo una emoción coherente a sí mismo. Y el Universo nos responde a esas emociones.

Y debemos sentir gratitud por ello, ¿te imaginas que cada pensamiento que tenemos creara? esto sería un auténtico desastre. Sin embargo, un pensamiento recurrente, se convierte en emoción que pasa a ser experiencia. Eso sí es lo que sucede.

Y, aunque no sea directa la creación, ningún pensamiento es inocuo, todos cuentan. Una vez lanzados se convierten en una realidad en potencia, para ti o para otros, por lo tanto hay que tratar de poner el máximo de conciencia posible.

Antes de continuar, sé que tener esta información puede causar cierta culpabilidad, ya que si soy yo quien crea, ¿por qué se han dado en la vida situaciones desagradables para mí u otras personas? 

Espero que te aclares con esto:

  1. La culpa no existe. El ego te va a atacar siempre con la culpa. Por favor, es muy importante que lo integres, la detectes y la descartes. No eres culpable de nada ni lo has sido nunca. Siempre lo hacemos todo lo mejor que podemos y sabemos, con nuestros programas, vivencias, herencias, creencias y demás líos mentales.
  2. Las experiencias no son ni buenas ni malas, solo son. Hablan de nuestro inconsciente. Vivimos en un mundo de causa y efecto, y el mundo que veo son los efectos de mi interior. Por lo tanto, las experiencias nos ayudan a ver la Luz dentro. Son perfectas tal y como son.
  3. No hay que tener miedo a los pensamientos, pero sí hay que saber no darles fuerza cuando son dañinos. Es un entrenamiento, no hay que frustrarse, solo continuar. Reírse de nuestro alocado ego ayuda. Es la mejor manera que he encontrado de disolverlo.

Cualquier emoción de miedo o culpa, descártala tan pronto puedas. No eres tú.

Ser responsables de nuestro Universo quiere decir estar presentes, ser conscientes, elevar nuestra conciencia y saber que siempre estamos al cien por cien de nuestras posibilidades. Somos perfectos tal y como somos. 

Quiero insistir mucho en esto porque hacerte sentir culpable es la estrategia más común del ego para que descartes toda esta información (es astuto, pero nada original).

Y ahora viene la parte más divertida.

Estamos de acuerdo en que lo que debemos tratar de hacer es tener pensamientos elevados, que creen emociones elevadas, que me traigan experiencias elevadas, ¿no? Fácil.

¿Y qué experiencias quiero tener? (Contesta sin tacañerías).

Sean las que sean, el Universo entiende solo de abundancia. Y el Universo no juzga, te trae más de lo que sientes, es decir, más de lo que vibras. Para que experimentes algo que deseas, tienes que vibrar como si ya lo tuvieras, porque solo responde a tu abundancia.

Lo complejo es vibrar como si ya tuviera algo, sin tenerlo y más aún, sintiendo que falta.

¡Buena noticia! al pensamiento se le puede engañar, y como hemos dicho antes, un pensamiento recurrente se convierte en emoción y esta, en hecho. Podemos (y debemos) proteger nuestra mente.

La gratitud es la vibración de quien ya tiene. Cuando damos gracias de Corazón es que ya estamos colmados, ¿puedes sentirlo? Es una energía muy poderosa.

Quien siente la gratitud siente también paz, dicha, Unidad.

Y te sugiero que la trabajes con las afirmaciones hasta que la tengas impresa en tu piel.

Estos podrían ser los pasos:

  1. Elige aquello que quieres dar por hecho.
  2. Redacta la gratitud en afirmativo y presente (ya lo estás experimentado, no “lo vas a experimentar”), dando gracias por ello e incluyendo que es beneficioso y elevado para todas las partes implicadas (esto es muy importante).
  3. Repítelo varias veces al día en tu mente. 

Por supuesto, tener constantemente el mantra “gracias” en tu cabeza es mágico. Acelera todo.

Da gracias por tu salud, por tus relaciones, por el amor, por tu prosperidad, por viajes, por proyectos, por experiencias alegres… no te cortes ni un poco. El Universo está a tu disposición y te quiere feliz y con plenitud. 

Al principio, puede parecerte extraño o absurdo. Luego, si sigues y no le compras al ego lo que te venda, puedes alucinar con los resultados. La Vida es muy bonita, de Verdad.

Recuerda esto, yo nunca te cuento algo que no sepa por experiencia propia, que funciona. Por eso, entre otras cosas, me apasiona tanto lo que hago.