Nos ponemos a caminar hacia dentro, indagamos, limpiamos y cada vez sentimos más atracción por ello, por conocernos de Verdad, por expresar más genuinidad, encontramos ganas ardientes de evolucionar, de experimentar, de creer en la fe (aunque esto en sí mismo, sea una contradicción)… Entonces la Vida, generosa, nos dice, OK, ¡así sea! Y aparece el tsunami.  Todo de repente se esfuma, se destruye, explota… la que creías tu vida se pone “patas arriba”, te resquebrajas, es desgarrador, aparecen todos.. Read More