Hoy he venido de ver una exposición con muchas ganas de escribir. Estaba muy inspirada. Después me ha ocurrido algo maravilloso (mucho), que me ha hecho querer celebrar. He cenado rico, me he puesto una película de esas clásicas que te gustan tanto o más que la primera vez que la viste, aunque ya lleves tres mil veces. Y me disponía a acostarme, disculpándome el “no escribir”, pensado que me iba a librar… pero eso es imposible, ¡y qué bien!… Read More