Estoy en el corredor escribiendo, mirando la sierra del Caleru. Y asimilando tanto. Me encuentro en una etapa de verdadera introspección. En el lugar en el que vivo ahora hay pocos estímulos. Es un pequeño barrio de una aldea. Todo es silencio, tranquilidad, rutinas sencillas e inocencia. Es como si estuviera «rebañando» las cosas que me quedaran por arreglar conmigo misma. Aquí no hay escapatoria de ellas. Y todo está dándose de manera perfecta e idónea para que vaya directa al.. Read More