No sentía que llegara el momento de escribir por aquí y lo he esperado con paciencia. Hace mucho, ya me lo habrás oído o leído mil veces, que no hago nada que no sienta de verdad. Y lo de escribir, para mí es tan sagrado, que tiene que ser movido por unas ganas tremendas de hacerlo, si no, no tiene Gracia. Y ¡heme aquí, con ellas! Re-evoluciónate, es mi motor para lo de hoy. El transcurso que hago es el siguiente;.. Read More