Hace un par de días, en Tivoli, salí a pasear. Lo hago entre otras cosas, para alimentar lo que te comparto hoy, el pensamiento propio. Estaba todo cerrado y me apetecía un café. Vi unas sillas que parecían una terraza de un bar y me acerqué, sin embargo el lugar no se sabía si era una peluquería, una tienda de ropa o una cafetería. Y más bien era todo junto. Un sitio bastante chulo y diferente a todo lo de.. Read More