Una vez das el salto, dado está. Años acompañando hacia el despertar espiritual. Y años repitiendo lo mismo. A veces ni yo misma entendía por qué lo hacía y sobre todo, ¡por qué no podía parar! Era y es una fuerza interior superior a mí y que, aunque quisiera, es imposible frenar u ocultar. En todos estos años he podido observar a muchísima gente en su propio camino de conexión. Y, como toda persona que haya creado un proyecto de Corazón,.. Read More