Todo en la vida depende desde qué plano nos situemos. Y cuando lo hacemos en el de dar de manera incondicional, lo que sucede en nuestra realidad, antes o después, es maravilloso y mágico.  Levantarse por la mañana y que nuestro pensamiento y nuestra emoción estén en el «¿cómo puedo servir hoy?», cambia todo radicalmente.  Siempre tenemos algo que dar. A veces son cosas materiales y otras son gestos, sonrisas, atención, alegría, respeto… Siempre se encuentra aquello que es nuestra.. Read More