El futuro siempre me gustó. Yo nunca lo vi catastrófico. Lo vi (y lo veo) magnífico. El otro día me preguntó alguien que en qué consistía mi trabajo, «en expresarme», contesté yo. También me preguntó que cómo y de qué manera ayudaba a las personas, y mi respuesta fue tal y cómo la siento «yo no ayudo a nadie, solo comparto un sentir». Un sentir que cada vez resuena con más gente, lo cual me hace tener un «contento» interior.. Read More