El tiempo como tal, no existe. No existe como nosotros lo podemos concebir, es decir, de un modo lineal (pasado-presente-futuro), el tiempo es más bien como una “sopa” en la que se encuentra todo. Todo está aquí y ahora. 

Otro factor a valorar es que la pérdida o no de tiempo es una emoción, y como emoción, se puede modificar a nuestro favor si sabemos cómo.

Siempre comienzo los talleres de Autogestión Efectiva del Tiempo preguntando a los asistentes qué creen que significa para su inconsciente el concepto “tiempo”, ¿qué crees tú?.

Tiempo, para el inconsciente, quiere decir VIDA, por lo tanto es más que importante que aprendamos a gestionarlo, porque cuando tenemos sensación de pérdida o falta de tiempo de tiempo, ¿qué perdemos o de qué carecemos?. ¡Bravo!

Si no te quieres levantar un día y preguntarte dónde se han ido tus últimos 50 años, es necesario que aprendas a no tener la sensación de que el tiempo se te escapa de las manos, y para esto, como para casi todo, hay trucos. Consiste en educar a nuestro cerebro, entrenar el músculo.

Te regalo estas 5 sugerencias, te aseguro que si las sigues, son muy efectivas, dicho por mí y por todos los que ya han pasado por el taller.

  • Sé muy consciente de tus palabras, el inconsciente se toma lo que dices tal cual lo que dices. Por lo tanto vigila cuántas veces te repites “no tengo tiempo”, “el tiempo vuela”, “no me da la vida”… que yo sepa, a todos nos dan 24 horas en cada jornada, ni una más, ni una menos. El tiempo es equitativo. Tú no tienes menos horas que el resto. Asúmelo.
  • Llega puntual a tus citas, cuando has quedado con alguien y llegas tarde estás literalmente robando, sí sí, robando. El inconsciente no entiende si estás quitando a alguien 15 minutos o 50 €, el caso es que estás quitando, y vibras en carencia. Y si llegas tarde, date verdad. No mientas ni te mientas. Has llegado tarde porque no has sabido organizarte y no pasa nada, estamos todos aprendiendo. Es mucho mejor eso que el rato de falta que experimentas inventando excusas. Por supuesto hay muchas maneras de quitar tiempo a otros, permítete observarlo. Todos estos detalles son más relevantes de lo que ni nos imaginamos. Somos vibración. Vibra integridad y recibirás lo mismo.

“Mucha buena gente, que sería incapaz de robarnos el dinero, nos roba sin escrúpulos alguno el tiempo que necesitamos para ganarlo.” Jacinto Benavente.

  • Si quedas con alguien y éste llega tarde, o hay atasco, o se estropea el metro… no tengas nunca la sensación de perder el tiempo. Piensa que has recibido un bonus de X minutos, para leer, revisar mails, descansar, escuchar música, hacer llamadas a amigos… lo que sea que te inventes, pero no tengas la sensación nunca de perder el tiempo. La pérdida, siempre trae más pérdida. Puede que haya circunstancias externas que tú no puedas controlar, pero claro que puedes dominar las internas. Tú eres tu único jefe.
  • Intenta no correr para llegar a los sitios, sal con el suficiente margen para que ese trayecto sea tranquilo y no de angustia, es todo cuestión de observar tu mente. En lugar de irte repitiendo “llego tarde, llego tarde”, irás diciéndote “voy bien de tiempo, que paseo más bueno me estoy dando.” Emoción de abundancia.
  • Céntrate en el aquí y ahora. El tiempo, cuando estás aquí, se para. Un minuto parecen muchos más, sin embargo, cuando estás en lo siguiente, y en lo siguiente de lo siguiente, acaba tu día y parece que no has hecho nada. Compruébalo. Tus semanas parecerán meses, y tus meses lustros, y la vida… pues imagina. Y es tan cierto, como demostrable en cuanto te pongas a ello. Aquí es cuando te darás cuenta que realmente, el tiempo no existe. 

“El verdadero tiempo no se puede medir por el reloj o el calendario.” Michael Ende