Yo creo que cada día, según abrimos los ojos, se nos despliega una escuela con infinitas oportunidades para superarnos. No comulgo ni por asomo con la casualidad y confío por completo en el proceso, y en el transcurso de los sucesos. 

Por ejemplo, llevo un tiempo con el foco en hacer crecer el número de personas en los grupos de meditación, porque es algo que siento y veo con tanta claridad, que camino hacia ello con paso firme. Y está sucediendo de una manera muy orgánica, la verdad (gracias). 

Tengo un objetivo palpable con esto, y hoy, para que pueda cumplir con el objetivo, han sucedido una serie de «trompicones» en la sesión, que parecían de broma… uno detrás de otro.

¡Es que hay veces que me dan ganas de preguntar «dónde está la cámara»!

E instantes después de terminar, he entendido que debía dar un paso más si quería alcanzar el objetivo que me había marcado, ¡era obvio! y las circunstancias han sido idóneas para que lo viera. Y por supuesto, he tomado acción. 

Si nos posicionamos en el papel de estudiantes, todo es una lección maravillosa que nos ayuda a crecer y alcanzar sueños. 

El caso es que vivir los días, al margen de las circunstancias externas, con la intención de aprender y superarnos, hace que nos vayamos a la cama por la noche con una sensación completa de satisfacción y relax, sabiendo que lo hemos hecho lo mejor que hemos sabido y podido, y que hemos aprendido y crecido un poco más, hoy también. 

Así que, te traigo material rico para que nos pongamos a ello ya, que es hora de darnos cuenta de que los límites son y siempre han sido, mentales. 

7 maneras para superarnos a diario:

  • Intentar mantener siempre la observación en nuestra vida. Porque observando los escenarios y las circunstancia que se nos presentan, podemos aprender y ver con objetividad. Imagina que es como un role-playing que estamos viendo en el que hay una lección o algún aprendizaje que sacar. O quizás, un paso a dar que se te está «chivando». ¡Es tal cual! Y para esto de tener la capacidad de poner la mente en observación, nada (nadita) como meditar.
  • Evitar la victimización, porque si nos victimizamos ya no estamos sacando el aprendizaje, es imposible. Si nos victimizamos, estamos diciendo que lo que sea que está sucediendo, viene para nuestro «mal», y no nos enteramos del tesoro que guarda. Sin embargo, si aceptamos que todo es como un concepto pendiente que debemos aprender, lo que queremos es no perder onda, enterarnos bien de todo para «pasar de curso», y que la asignatura no se repita más. Superarnos… que es de lo que va la vida, ¿no?
  • Reírnos de nuestras circunstancias, las que sean. El buen humor es mágico. Reírte de ti es un símbolo de inteligencia y madurez emocional, además que nos saca en automático del drama y otra vez, del victimismo. El buen humor es de grandes. ¡Y aquí grandes lo somos todo el mundo! Y cuando conseguimos reírnos bien de lo que sea que suceda, el aprendizaje aparece como de la nada. O la solución, o lo que fuera que no se veía. Y además, ¡nos lo pasamos guay! que aquí hemos venido a eso. 
  • Enfocarnos en vivir un momento tras otro. No adelantarnos a nada. Estar presentes en este instante, porque así, a parte de vivirlo con plenitud, estaremos siendo conscientes de él, y podremos avanzar dentro y fuera. No quedarnos «en bucle» en un mismo escenario en el que no sabemos cómo «pasar pantalla», solo porque no lo estamos viendo en absoluto. Aquí y ahora. Lo de siempre, ya sabes… 🙂 
  • Aprender, escuchar, estudiar, leer… de personas que admiremos y que hayan logrado cosas grandes en el mundo. Y ¿por qué es así? Porque quienes han logrado hacer cosas grandes y bellas en el planeta, se han superado sin duda mucho más de lo que nos imaginamos, y todas estas personas tienen hábitos que podemos adquirir con facilidad. Las personas marcan su «destino» por los hábitos que tienen. Y, como compartía en uno de los audios de «hábitos y magia», no se trata de hacer grandes cambios muy intensos, sino de hacer pequeñas intenciones a diario. Y ¿de quiénes mejor aprenderlas que de aquellas personas a las que nos queremos parecer? Digo yo… 
  • Tratar de ser excelencia pura, que no perfeccionismo, eso es otra cosa. Para mí la excelencia es siempre estar haciendo todo al 100 por 100 de mi capacidad. O quizás al 101 por 100 de mi capacidad, porque esto querrá decir que me estoy estirando un poco más, y mañana ese 101, será mi 100 por 100 y podré seguir creciendo. Y solo consigo estar excelente cuando es desde el Corazón desde dónde actúo. Así que, ser y hacer siempre desde el corazón nos ayuda a cada día, superarnos. Humberto, un señor de unos 80 años que conocí hace unos meses por «casualidad», me decía que su vida (maravillosa por cierto) se podía resumir en que cada día había crecido un poco, y había dado lo mejor de sí mismo.

(Otro de los puntos podría ser escuchar con mucha atención a las personas mayores y a los niños y tomar nota de su sabiduría. Yo me embobo cuando peques o grandes me hablan, por eso no pierdo la oportunidad de hacerlo, jamás). 

  • Por la noche, al acostarnos, dedicarnos unos minutos a repasar nuestro día y quizás hacerlo por escrito, y reflejar aquellas cosas que hayamos aprendido. De las personas con las que hemos interactuado, de las circunstancias, de nuestra propia experiencia… lo que sea. Hacernos un poco más conscientes de nuestro día y felicitarnos por lo bien que lo hemos hecho. Irnos con «el contento» subido a la cama, en definitiva, porque, no merecemos otra cosa… Superarnos es también apreciarnos genuinamente.

Y bueno, podría sacar muchos más, pero con estos vamos bien.

Esto de superarnos es tratarnos con el respeto y el merecimiento que nos corresponde, porque no hay otra manera válida de hacerlo sino reconociéndonos como seres en constante evolución y expansión. SERES INCREÍBLES, MAGNÍFICOS E ILIMITADOS, sin excepción… por resumir <3

********

Si quieres leer más…

¡Acción!

Más allá de los límites

El entusiasmo como guía

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de proyectos de Luz.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

2 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.