Hoy celebro el artículo ciento cincuenta del blog. No me lo creo. O sí.

Cuando empecé no sabía cuánto me aportaría y cómo se iba a ir transformando con el tiempo.

Al principio, quería compartir herramientas que había descubierto para facilitar la vida a quienes lo leyeran y ahora es una de las maneras más gratificantes y directas que he encontrado para conectarme con el Corazón, y extraer de allí, magia.

El otro día comía con un buen amigo y le contaba que estoy venga a dar vueltas al hecho de cómo poder llegar a más personas con cada impacto, y él me preguntó, ¿para qué?. Le contesté mis motivos, algo sorprendida porque pensaba que eran una obviedad, pero resulta que no lo son tanto, y me propuso que lo explicara de alguna manera, para que se supiera.

Y me parece un temazo para celebrar estos ciento cincuenta artículos.

Hay una frase por ahí de Steve Jobs que dice que aquellas personas lo suficientemente locas para creer que pueden cambiar el mundo, son las que lo logran.

Bien, pues me declaro loca perdida porque veo con enorme claridad que estaríamos a un instante de lograr un mundo de Paz, si nos lo propusiéramos, pero Paz con mayúsculas, de la que sale de dentro y es inalterable. Y molona.

(Por cierto, no hay persona más loca, que la que se piensa cuerda).

Paz y cambio desde dentro. Son mis principales (y casi únicos) motores.

No hay dobles intenciones. Es la única intención.

Por eso, cada persona que lee y me escribe para contarme o sé por otros medios que lo que ha leído le ha resonado y le ha hecho experimentar aunque sea por unos segundos, una emoción derivada del Amor, sé que estamos más cerca de conseguirlo.

Es como si viera con mucha claridad que estamos equivocados y que subsanar ese error, no cuesta nada más que la intención de ello, y duraría un suspiro. Un parpadeo, como leí un día por ahí.

Cuando siento el alivio de quienes dejan ir el dolor, cuando alguien me dice que ha logrado perdonar o me pide por favor que le enseñe a hacerlo, sé que lo logramos.

Esta es mi Misión, y vivo entregada a ella. El blog es mi vía de expresión, entre otras, y tú que lo lees, estás conmigo en esto, aunque no lo sepas.

Sabes que nuestras mentes están conectadas, ¿no? y ¿sabes que cada emoción que generas repercute en todo el conjunto? El poder del Amor es ilimitado.

Imagina “trabajar” acompañando a despertar esta semilla en los Corazones de quienes llegan al blog, o a donde sea de lo que ha nacido de este proyecto, ¿entiendes ahora mi tesón?

Sé que se puede lograr, y en ello estamos.

El caso es que a las personas visionarias, nunca las creyeron, pero cambiaron el mundo. Y a mí me encanta, entre otras cosas, llevar la contraria.

No hay palabras que puedan agradecer tu lectura, pero sobre todo, tu caminar, que es el mío también.

Estoy viendo unos cambios a mi alrededor que son de película. Y hoy los quiero celebrar contigo, desde donde estés. Porque te amo a rabiar, Corazón.

¡A tu salud!