La autenticidad como la más valiosa de las metas que podamos alcanzar. Así la vivo yo. 

Decía por redes sociales esta mañana, que ha sucedido algo muy común en quienes nos hemos trabajado con intensidad a nivel interior en los últimos años, y es que los velos se han caído. 

Hace un par de años ya lo empecé a notar y lo dejé escrito en esta entrada. Ahora el volumen se ha subido al máximo. Ha tenido que ser en progresión.

Quienes hemos realizado este trabajo a fondo, nos hemos estado quitando una tras otra, todas las capas que nos impedían vernos con claridad. Lo sorprendente es que, al quitárnosla, no solo nos vemos, sino que vemos.

Es como si los «personajes» se desmontaran ante nuestra mirada. 

Choca y abruma. 

Y estoy segura de que mucha gente resuena con esto, porque le está sucediendo a todo el mundo que ha hecho su recorrido, y lo ha hecho con todos sus desgarres. Sin dejarse ni uno de ellos. 

Cuando tú ves tu autenticidad, ves la autenticidad de las demás personas o todo aquello que la oculta. Pero con una claridad pasmosa. 

Recuerdo hace meses en mi anterior casa, sentada en mi mesa y diciéndome: «¡Joder, es que es demasiado!». Es demasiado. A veces no quieres verlo, pero lo ves.

Una vez el velo se ha caído, ves. Y cada vez, ves más. 

Llevo repitiendo tiempo que estamos en la era del corazón y la verdad. Parte de mi intención en el medio- largo plazo, es acompañar en el proceso de creación de proyectos de corazón.

Tener acceso real con el corazón va a exigirte autenticidad.

Aquí no hay atajos ni engaños que valgan. O eres autenticidad, o el corazón se encarga de hacerte ver aquello que no te lo permite. «Y si quieres seguir, esto es lo que hay». Así es su mensaje. 

Nunca he soportado el merengue y las cursilerías. Ni las adulaciones. ¡Oh Dios! Huyo cada vez más de quien pretende adularme, son las personas menos de fiar. Comprobado. Sé distinguir perfectamente cuándo es verdadera y sincera admiración o gratitud, y cuándo, no. Cuándo es justo lo contrario. Lo veo. 

Yo amo la autenticidad, y creo que es la meta final de todo camino de superación. Te digo que es un camino desgarrador, con todo el dolor que lleva ese desgarre. Porque desgarrar, es arrancar. Y eso hace daño, inevitablemente. Pero quienes no sabemos vivir de otra manera, es un camino no opcional. 

Creo que el nuevo mundo que está emergiendo, necesita verdad y corazón. Y esos son los pilares que manejamos en Mi plan Be, cada día de manera más sólida y firme.

Por eso, Mi plan Be, como ya he dicho y repito, no puede ser para todo el mundo. Porque no todo el mundo está dispuesto a mostrarse tal y cómo es.

El miedo que hay a hacerlo, supera la intención de ello. 

Pero ¿y si te dijera que la clave de todo está en perderle miedo al miedo? Entonces, ¿te atreverías? 

El miedo no es nada más que un indicador de crecimiento. Una dirección. Un compañero de viaje que siempre estará ahí diciéndote por dónde ir, para alcanzar lo inalcanzable. 

No podemos pasarnos la vida huyendo del miedo. Sin enfrentarnos a él. Ni tampoco debemos evitar sentirlo y perdernos usar toda la fuerza que nos trae en nuestro propio beneficio. 

Ya conté también en artículos anteriores que se trata de usar la luz y la sombra. Armonizar las dos siempre con la intención más elevada posible.

La autenticidad está detrás de ver tus sombras. Tus miedos, dolores, secretos. Está ahí. Y cuando llegas a ella, sabes lo que significa AMARTE de verdad. Ya nunca necesitarás llenar huecos con nadie que no sea digno de tu compañía. Porque tú serás tu mejor compañía siempre. 

A mayor autenticidad, menor red social. Porque no tienes necesidad de escapar de ti ni un solo segundo. Ya has visto todos tus recovecos y no te asustas. Te has perdido tantas veces en tu sombra, que no tienes miedo de perderte una más, porque ya sabes que te servirá para ganar poder y fortaleza. 

Desde luego, quienes tienen la suerte de estar en el círculo de una persona que es autenticidad, pueden sentirse con privilegio de ello, porque este tipo de personas miden muy bien sus tiempos y con quién los comparten. La autenticidad es valor y crédito personal desbordante. 

Y en este nivel de verdad y solidez, lo único que deseas es que todo el mundo vea lo que tú ves. Que se eliminen los velos y que nos permitamos ser libres, sin miedo y sin límites. 

Para crear proyectos de corazón, hay que estar en el corazón. Para crear proyectos de LUZ hay que conocer tu sombra, porque antes o después, te la vas a encontrar. 

Nobleza, autenticidad, ética, verdad, claridad, intención elevada, servicio, entrega, compromiso, libertad, honestidad, amor propio. 

Estas son las características que definen el nuevo mundo que emerge. El que se llevará por delante todos los velos que lo impiden mostrarse. 

Está siendo un camino intenso este, pero creo que lo elegimos. Elegimos estar aquí y ahora, y cómo decía esta mañana a quienes reciben los mensajes del corazón, es un verdadero honor y un privilegio estar en ello, cada día, un poco más conscientes. 

Creo mucho en las generaciones nuevas.

Vienen con ganas de aportar. De contribuir. De cambiar lo que hace daño a la vista por obsoleto y anacrónico.

Son personas con corazones muy puros.  Que escuchan con oídos inocentes, abiertos y agradecidos.

Y que vienen con unas ganas de mejorar y superarse muy en sintonía con la conciencia emergida. Llegan con un gran camino ya hecho, y son quienes pondrán la guinda en esta gran revolución universal. Sí lo serán. Vienen con su autenticidad casi intacta.

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de proyectos de Luz.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

2 comentarios

  1. Hola Bea!! Un placer leerte.
    Me encanta lo que escribes y tu visión de que las personas más jóvenes que vienen detrás vienen a enseñarnos con frescura el camino de la autenticidad a escuchar con el corazón. Gracias, siempre gracias.😘😘

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.