Autoras: Almudena López, Esther Mengual, Malén Moragues, Mayka López y Mercedes Rojo.

BIENVENIDO A KAYROS

Amanece. Cada amanecer representa la oportunidad que se nos brinda de crear un día distinto al anterior y la oportunidad de elegir la actitud que queremos para con los demás y uno mismo. ¡Luz de un nuevo día, dejar atrás la oscuridad! Esperanzas de nuevas ilusiones, nuevos descubrimientos, nuevas realidades.

La llamaban Pilina.

Su pasado borrado, sanado, y que ahora poco le importaba, le había llevado a posicionarse en la vida desde esta perspectiva. Veía cada día, como una oportunidad.
En su cabeza no existían los límites, y sí muchos retos. A los que miraba de frente, sin filtros. Con determinación.

Lo que más le gustaba eran los colores, los usaba todos, y eso era lo que hacía que sus ilustraciones fueran magnéticas.
Los trazos que usaba eran minimalistas y los colores eran los protagonistas. Atrás quedaban los días y los colores grises y aburridos en la redacción de la revista.

Pilina tenía claro que había cerrado el capítulo. Ya no escribiría más artículos pautados, oscuros, sin sabor y decadentes que no decían nada. Ahora sacaba sus pinceles y se dejaba llevar sin rumbo, solo escuchando su corazón.
Incluso fantaseaba con hacer una exposición de sus ilustraciones (todas eran sus preferidas). Quería expresar-se.

Encendía cada mañana aquel viejo radiocasette y escuchaba una y otra vez aquella cinta, mientras disfrutaba de la luz que se colaba por la ventana y disfrutaba de la soledad y de su compañía mientras cantaba una y otra vez «corazón de rock and roll» y teñía aquel lienzo de azul añil. Añil sobre el que plasmarse a sí misma, sobre el que imprimir colores vivos, vibrantes, luminosos como Ella.

Silencio, meditación, conexión y su Corazón inicia una danza espiritual que deja fluir sus emociones: su esperanza verde, su dorada iluminación, su pasión granate, su alegría naranja. Sabiduría
mágica de su Ser. Pilina no podía estar más conectada con ella misma y decidió pasar a la acción más allá de las cuatro paredes de la habitación que la veía crear su magia. Tenía ganas de compartir y dar vida a su obra desde otros ojos.

Entonces llamó a Amalia.

Amalia era una de esas personas, que si bien conocía desde no hacía mucho, sabía que las unía algo más allá de este mundo dual. Conectaban sin hablarse, se intuían. Con solo una mirada, se leían completamente. Iban al unísono inclusive en la lejanía, la telepatía entre ambas, era palpable.

Amalia le contó que había tenido un sueño precioso, viajaba a bordo de un barco y llegaba a un lugar donde la gente no necesitaba nada para ser feliz porque esa era su misión, cada
uno conocía cuál era su propósito. Decidió atender a su sueño. «Acompáñame Amalia», le dijo.

La cogió de la mano y salieron volando juntas a través de unas nubes de algodón y un cielo como el de sus cuadros, volaron a través del tiempo, en calma. En sus caras podías sentir su corazón, irradiaba una felicidad absoluta y una certeza de estar en el camino correcto. Felicidad absoluta y
certeza.
¿Por qué no compartirla con más personas?

Amalia que es quien llevaba de la mano a Pilina tenía muy claro los pasos que había que dar, pero era necesario que Pilina los descubriese por ella misma. – Pilina y ¿qué hacemos? ¿Cómo podemos ayudar a los demás?

Amalia llevaba más camino recorrido que Pilina, era obvio. Y por eso, como buena maestra, no quería darle «el trabajo hecho». Quería que se planteara todo desde el inicio, que recorriera el camino como aprendiz que era, conectara con su corazón, y sintiera los pasos que debía dar. Era la única manera. -Amalia siento que mis cuadros tienen que ser compartidos-. dijo Pilina mientras tomaban su café de la tarde. Hay una
historia detrás de esas ilustraciones, no solo la que se ve sino la que se intuye. Mis cuadros hablan de mi despertar, mis ilusiones, mi camino.

Se les iluminó la cara porque ambas habían pensado lo
mismo. – ¿Por qué no creamos un espacio donde todos podamos compartir nuestros talentos y esté abierto a todo el que así lo sienta? Así nació «Kayros», una sala taller, donde poder aprender y exponer pintura, escultura, fotografía, escritura, música,…arte-.

Un espacio blanco con techos altos y alguna pared de piedra pintada en cal, separaban las estancias unos arcos de color maravillosos llenos de textura, y unos grandes ventanales por donde las salas se llenaban de luz, podrían incluso compartir espacio con gente que disfrutara cocinando o dando clases de yoga, allí tenían espacio para crear. Habilitarían una magnífica biblioteca, dónde todo aquel que quisiera podría
aportar aquellos libros que entendiera cada cual, debían ser leídos por muchas personas.

Sería un espacio de conexión, de libertad, un espacio de contraste ante tanta homogeneidad.

En cada mirada percibían cada paso que debían dar. Se reían a carcajadas. Un Mundo mágico y especial dentro de esta Tierra. Un mundo en el que tendría cabida todo tipo de creaciones inspiradas desde del Amor. Todo aquello que naciese desde el Corazón y creado sintiendo querer ayudar a otros. Un pequeño mundo que generaría alegría, entusiasmo,ilusión, Amor. Un nuevo oxígeno.

Sabían que sería un camino de duro trabajo y entrega pero era tan cierto y verdadero el impulso que ambas sentían que no había ninguna duda. «Kayros» era un sueño hecho
realidad.
Y lo era porque lo sentían fuerte muy dentro, porque se les erizaba la piel de emoción al pensarlo y todo lo que imaginaban que generaría ya lo estaban sintiendo ellas mismas en este instante. Solo quedaba pasar a la acción, no querían que el tiempo pasara. Su momento era ahora.

-Gracias Amalia-,le dijo Pilina.
-¿Por qué me das las gracias Pilina? si soy yo que te estoy eternamente agradecida. Me has ayudado a abrir los ojos y creer en mí,en sentir que los límites sólo estaban en mi cabeza-.
-Gracias por ser valiente y acompañarme en esta maravillosa aventura: vivir-.

*************

BIENVENIDO A KAYROS es el relato creativo resultado final del curso de escritura «Tu historia». Una creación de corazón y en equipo.

Si quieres leer otro de los ejercicios que realizaron…

Si escribiéramos un blog

O quizás te apetezca empezar a buscar tu propósito.

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de proyectos de Luz.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.