Muchas personas venimos sintiendo hace tiempo con mucha claridad que un cambio se avecinaba. Un cambio grande. Y está ocurriendo, a nivel mundial. Ya lo ves. Estamos cambiando de frecuencia. Nuestra vibración se está ajustando a lo que toca. 

Te necesito presente para poderte hacer llegar este mensaje. Necesito de ti que borres imágenes, noticias, datos y demás bombardeo que se están dando en este tiempo, y te pido que abras tu mente y tu corazón a aceptar la posibilidad de que, quizás, haya otra manera de hacer una lectura de todo este acontecimiento global. 

A quienes recibían mi newsletter estos días, les contaba que últimamente tengo muchos sueños. Sueños muy lúcidos en los que recuerdo todo con detalle. Cada vez más.

La conexión se agudiza con tu intención.

En estos sueños no hago más que recibir una y otra vez el mismo mensaje: es hora de elegir Amor. 

Esta semana, en una de estas experiencias, me veía a mí misma en un aula sentada, y había alguien que nos daba clase y nos preguntaba: «¿tenéis miedo? Porque si tenéis miedo es el momento de abandonarlo».

Y es que hace un tiempo que, las mismas personas que sentíamos que venía un cambio, descubrimos que en este mundo dual, solo hay dos vías: el miedo o el Amor. Como el cambio se hace paso sí o sí, se nos está zarandeando ¡pero bien! para que, de una vez y por todas, descubramos que el miedo no es sostenible ni real. 

Elegir Amor es no permitir ni por un instante que la mente se intoxique.

Estoy leyendo la quinta novela de Harry Potter, y además de divertida, en algunos fragmentos, es reveladora. 

Harry, se ve amenazado con la invasión en su mente de Voldemort, el malo malísimo que representa el terror más absoluto «el que no puede ser nombrado». Potter, recibe un entrenamiento para evitar que esta presencia se cuele en su mente, porque cada vez que lo hace, le enemista con sus amigos, le hace aislarse, temer de todo… odiar, enfermar, debilitarse…

El entrenamiento consiste en cerrar la mente por completo ante posibles invasiones de este ser y mantener siempre y en todo momento, sea la circunstancia que sea, pensamientos alegres. Y, además le dan más pautas. Nunca te vayas a la cama con la mente sin limpiar, porque entonces se la dejas abierta a Voldemort, y estás perdido. 

¡Qué genialidad! 

(La literatura de ficción es una revelación tras otra).

Como te decía, el miedo no es sostenible. Llega un momento en el que se cortocircuita, de una u otra manera, pero se hace. Es cierto que nos gusta de lo lindo, y nos llama como un agujero negro. Y aquí está el reto: desengancharse una y otra vez de su poderoso atractivo. 

Sé que quizás no le encuentres el sentido o a lo mejor no lo crees. Pero, tu trabajo solo consiste en subir donde te están empujando a que lo hagas. A la quinta dimensión. Que te suene como te suene, se está abriendo para ti, dejándote siempre elegir si quieres acceder o no. Pero vamos hacia arriba. Eso está claro.

Yo no dejo de preguntarme una y otra vez: ¿para qué más sufrimiento? Este es el verdadero sinsentido de todo esta ficción.

Otro de los mensajes bestiales que me han llegado estos días es que somos Luz. Y la buena noticia, es que estamos a puntito de descubrirlo. Cuanto antes te unas a ello ¡mejor para ti y para los demás! ¡Que sufrir no es sostenible! Insisto.

Te aseguro algo, todo se está acelerando. Hay mucha belleza por desplegarse, nunca lo he sentido tan Vivo y tan real. 

Ve al contrario. Medita. Agradece. Sé diferente. Ríete. Da alegría cuando nadie tiene para dar. Ama cuando creas que no debes hacerlo. Sonríe aunque pienses que no es adecuado. Di lo que moleste, porque a veces, es un regalo para quien lo recibe. Manda a Plutón todas estas interferencias que te impiden ver con claridad y, por favor, ¡apaga el televisor! No te envenenes voluntariamente. 

En estos días, me brota a cada tanto y sobre todo después de las meditaciones, un Amor que es abrumador, ilimitado, infinito y poderoso. Y que nos Ama a su vez, como no podemos ni imaginarlo. Y no necesito más confirmación que esta, para saber que todo lo demás, es falso.

*******

¿Te has quedado con ganas de seguir leyendo?

El cambio de paradigma

Céntrate en qué te hizo sentir

Nuestro siguiente paso evolutivo

Desinformación consciente