El termino fluir está muy de moda, ¿estarás de acuerdo? pero ¿sabemos lo que significa? y sobre todo, ¿sabemos vivir en la fluidez?.

Fluir es navegar a favor de la corriente natural, es decir, es caminar por la vida teniendo el Corazón como guía y como tantas cosas, hay que re-aprender a hacerlo.

Voy a comenzar con enumerar algunos de los errores que cometemos cuando intentamos fluir desde la cabeza.

  1. Dejarnos llevar por las circunstancias sin reflexión o chequeo interno. Ir por la vida sin la mirada interior nos hace creer que todo es válido sin pararnos a observar si estamos actuando como de Verdad queremos hacer. Si estamos siendo coherentes. Si estamos viviendo presentes la Vida.
  2. Usar el término fluir para hacer aquello que se me aparezca, sin medir las consecuencias, los daños colaterales o si estoy actuando con miedo o con Amor, separación o Unidad. Porque use la palabra “fluir” no significa que esté tomando decisiones elevadas.
  3. Creer que la fluidez funciona a veces sí, a veces no. La fluidez es una corriente natural que se disfruta siempre cuando estamos completamente entregados a la Vida. Y estemos o no estemos conectados, la corriente existe.
  4. Mostrar resistencia donde debe haber flexibilidad y viceversa, creer que es flexibilidad lo que estamos forzando de manera evidente. Lo que ocurre es que como tenemos el pensamiento completamente al revés, lo entendemos igual, todo al revés.
  5. Pensar que la fluidez tiene solo que ver con la llegada de momentos eufóricos o de felicidad muy transitoria y lo que no sea así, no es fluir. Es decir, que si la decisión que tengo que tomar va a dar una enorme satisfacción momentánea a mi ego, “fluyo” con ella, y si no, no.

El Corazón nos habla, y cuanto más abras la comunicación con él, más claro y conciso es en sus mensajes.

Descubrir esta fuente de sabiduría es la experiencia más maravillosa que he tenido en la vida, además de mágica y divertida.

Ya lo he comentado varias veces, este “flow” tiene muy buen sentido del humor.

Ahora, ¿qué se necesita “entrenar” para practicar la fluidez?

  1. La aceptación. Vivir en constante aceptación es al base para alcanzar el “flow”. Vivir de esta manera implica estar en entrega absoluta, practicar la magnifica y liberadora rendición integrando que no sabemos absolutamente nada de nada, (¡qué gusto!).
  2. Observación interna. Tomarte unos instantes para atender a tu estado del Ser. Escuchar. Visualizarte si hace falta actuando de una u otra manera y sintiendo para poder tomar la decisión que sea de alto nivel.
  3. No juzgar. El juicio encadena, te pierde y limita. Las cosas vienen como vienen, no son ni buenas ni malas, solo son. En el juicio perdemos la conexión. Nuestro trabajo es descubrir cómo hemos de fluir sin poner etiquetas.
  4. Entender los obstáculos como guías. Cuando estás encontrando bloqueos, dificultades o “puertas cerradas”, son las guías que te indican el camino. Pueden ser personas o circunstancias, y cuando las descubres y ves todo lo que te hicieron avanzar, solo te nace agradecer con sinceridad.
  5. Alimentar el silencio. Cuanto más permanezcas en silencio, con más claridad oirás al Corazón. El Corazón te guía pero su voz es sutil, y si no estás en silencio, su susurro te pasará desapercibido.
  6. Practicar la quietud. Grábate esto, “hasta que no sepas qué hacer, no hagas nada”. Habrá muchas veces que quieras actuar sin una respuesta, pues no lo hagas. Espera, la respuesta llegará cuando tenga que llegar. Permanecer a la escucha es prioritario, sin duda.
  7. Avanzar. Cuando las circunstancias te han “empujado” a una situación, la que sea, no te resistas, camina. La imagen que me viene a mí es esta: una piscina, yo en el borde y una fuerza inmensa que me lanza al agua. De poco me sirve resistirme, solo perdería energía.

Cuando sigues al Corazón y fluyes, no hay leyes de este mundo que te limiten. Se acaban las barreras, los “imposibles”, los “yo no puedo” y entras en la magia más increíble.

Es vivir en otra dimensión, tan cierta como escurridiza si no sabes cómo sintonizar con ella, así que no te lo pienses demasiado (o en absoluto) y que sea hoy el día en el que te abres a este canal. No te vas a aburrir.