Hace unos días, alguien me pregunta que si he ido a visitar el Castel D’Angelo, aquí en Roma. Le contesto que aún no, y dentro siento el deseo grande de hacerlo. Es uno de los museos que tenía pendientes. Dicho y hecho. Dos días después, pasando por ahí mientras hablaba por teléfono, me doy cuenta de que está abierto después de un largo periodo cerrado. Un día después (hoy), estoy visitándolo y lo disfruto entero para mí. No es metafórico. He tenido el castillo abierto para mí. 

(Valga este ejemplo sencillo y general para cualquier tema que se te ocurra. ¡Ah! Y la casualidad no existe jamás…).

Dicho y hecho, ese es el periodo que vivimos. Y lo es, seamos conscientes de ello o no, así que mejor serlo, ¿no crees?

En el grupo de meditación matutina estamos dedicando el mes al poder de la atracción y la manifestación. Antes de proponerlo, el tema me estuvo bombardeando varios días hasta que lo materialicé (siempre es así). 

El poder de la atracción y la manifestación se ha acelerado de manera magnífica.

Ahora, a nada que prestemos atención a lo que pensamos, sentimos y experimentamos, comprobaremos sin dudar, que lo hemos creado desde dentro y que ha sido velocísimo. 

Esto es algo que cuesta asimilar e incluso aceptar, pero que todo el mundo sabe y ha comprobado en más de una ocasión. Lo reconozca o no. 

Lo que te comparto hoy son mis ganas de hacerte llegar la importancia de ser conscientes de este poder interior, logrando así que nuestras creaciones y proyecciones, sean elevadas y armoniosas para todas las partes implicadas. Y porque ahora, el tiempo se ha acortado tanto, que debemos estar más presentes que nunca.

Hay mucha gente que se asusta con esto de tener la responsabilidad sobre lo que se nos manifiesta en la vida. Pues no hay que asustarse para nada, pero sí hay que prestar atención. Ningún pensamiento es inocuo, ni tampoco lo son las emociones. Y ahora, en este periodo que atravesamos, más que nunca, porque sucede de verdad, dicho y hecho. A una velocidad casi vertiginosa. 

Y si lo que hemos manifestado, no nos gusta o ha sido parte de un error de inconsciencia, no pasa nada porque podemos volver a crearlo con la misma facilidad que lo hicimos la primera vez, si sabemos cómo. De ahí que te escriba hoy. 

Te traigo algunas maneras para que estas creaciones, manifestaciones y energía de atracción, sean lo más favorables y divertidas para ti, como para el resto. (Esto es siempre para el bien común, no hay que olvidarse). Y para que disfrutes expandiéndote en todo tu potencial. 

Hoy, decía a las personas que están en el acompañamiento «despierta tu magia», que una premisa básica es abrir la mente al entendimiento de que no existe separación entre lo que creemos ser, y lo que nos rodea. Y, cuando esta premisa se acepta, incluso sin comprenderla, podemos empezar a actuar sobre nuestra «realidad», sin tener que hacerlo sobre la materia misma, sino como siempre, desde dentro. Así que, aquí vamos.

Algunas ideas a tener en cuenta para que este «dicho y hecho» sea elegido: 

  • El poder de la atracción, si ya está acelerado, con una energía elevada tiene una velocidad que nos parecerá increíble una y otra vez, y por más que se nos repita la evidencia de nuestra creación, seguiremos sin tener palabras para tanta maravilla. Por lo tanto, si quieres crear algo, lánzalo cuando tengas el corazón abierto y no te extrañes que suceda casi de inmediato. 
  • Los pensamientos y las emociones van unidos, y cada pensamiento es una creación en potencia. Si a esto le añadimos el «acelerón» que llevamos, imagina lo importante que es tener presencia. Medita. Repite afirmaciones muy elevadas hasta reprogramar tu mente por completo, y no aceptes ni medio pensamiento que te saque de aquello que quieras experimentar. Deséchalo de inmediato y cámbialo por aquello que sí quieres que se materialice.
  • Lo que queremos manifestar en realidad son emociones de plenitud, dicha, alegría… Pensamos que son cosas, o situaciones pero en realidad no es así. Por lo tanto, si nos centramos en provocar estas emociones desde dentro, como imanes que somos, aquello que pretendemos atraer, llegará de la mejor de las maneras hacia donde tiene que llegar en un tiempo récord. 
  • Los mejores momentos para la ley de la manifestación son antes de acostarnos y justo al despertarnos, así que si tienes la costumbre de irte a la cama y lo último que miras es la pantalla del teléfono, y al abrir los ojos de nuevo, encenderlo, ¡cambia de rutina pero ya! Porque todo lo que entre en ti en esos dos instantes, es potente y antes o después, si no prestas atención, se creará de una u otra manera en tu vida. Te digo que va todo muy deprisa ahora. 
  • Cuando en nuestro día a día sucedan situaciones del tipo que sean que nos desconciertan o que no nos gustan, don’t panic! A veces es posible que la creación se haya hecho perfecta, y lo que llegue es también perfecto para poder liberar la emoción que impide que aquello que quieras manifestar, se haga «realidad». Si te mantienes en un estado elevado y de presencia, eso que parecía ser desconcertante, se cambia en instantes. Y lo que bloqueaba la creación elevada, ha dejado espacio para que por fin, se dé. 
  • Visualiza bien cada escenario de tu día antes de «meterte» en él. Cuando iba hacia el castillo, he pensado que me gustaría tomarme un café antes en una librería/cafetería que hay cercana. A esas horas casi no se encuentra sitio, y menos al sol. De camino, me he visualizado con claridad tomando mi cappuccino y escribiendo en esa terraza. Además, me he dicho: «quiero todo: museo y terraza al sol». Cuando he llegado, estaba vacío. He podido elegir el lugar que me ha apetecido y, minutos después, se ha llenado. No tienen servicio de mesa, pero me han dicho que como excepción venían a atenderme. Lo han hecho con una sonrisa amplia, exactamente igual a la que tenía yo. 

Todo esto que te comparto es solo una porción de cómo lo vivo y experimento a diario. Y también cómo lo viven y experimentan cada vez más y más personas.

Nunca antes tuvimos tanta apertura y recepción a este conocimiento. Y cuanto más lo caminemos y lo practiquemos, más lo gozamos.

Dicho y hecho, no te olvides. En estas estamos…

Quizás quieras leer más:

Somos imanes

Acostúmbrate a que todo vaya a tu favor

La respuesta del universo es sí

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de proyectos de Luz.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.