El otoño del 2018, las imágenes y el Corazón con sus mensajes…

Pararte y repetir gracias hasta emocionarte. Sentir como cada una de las personas con las que te cruzas son la misma Conciencia de Amor. Tener la certeza de que esta Vida es belleza tras belleza. Saber que siempre vas guiada y acompañada y que se te demuestre a cada instante. ¡Feliz día mundial de la Paz! 

Somos células de un mismo organismo. Por más que lo creamos, no podemos estar separadas. Por más que nos empeñemos, todas influimos en todas. Lo que damos, nos damos. Yo construyo con Conciencia un organismo de Paz, ¿me ayudas?

La belleza, la gratitud, la sencillez, lo natural, la Luz, la presencia, la armonía, la alegría, la Vida. Esa es nuestra única Verdad. Eliminar lo que sobra es despertar. 

Dicen que sanar es contar tu historia y que alguien la escuche en total ausencia de juicio, y eso es parte de lo que se vive aquí. Te animo de Corazón a probarlo. Tu riesgo es que te permitas ser feliz. 

«El cambio es desde dentro» quiere decir que cambiando mi mirada, el mundo que veo cambia. Hay muchas personas abriendo esta ventana 

Requisitos: 

– Admitir que son inocentes. 
– Aceptar la belleza en su interior. 
– Dejar de interpretar lo que ven.
– Asumir que lo que perciben sus cinco sentidos no es la única realidad. 
– Desear un Universo amable para todas las partes.

La vida es Sueño… 

Caminando descubres muchas cosas, una de ellas es que siempre se llega a la siguiente etapa si siempre das un paso hacia adelante.

En algunos tramos irás muy rápido, en otros a lo mejor vas despacio, contemplando o al ritmo que marcan tus pies. En cualquier caso, siempre llegas si sabes dónde y continúas andando. Continúa.

Luz. Siempre está tras los aparentes obstáculos. De hecho, son los obstáculos los que hacen que la busquemos con ganas y por fin la descubramos. Una dificultad puede ser una bendición. Gratitud en cada una de ellas. 

Sincronía (o guiños del Universo):

«Casualidad» o coincidencia inexplicable que se te da de repente. 
– Armonía a tu alrededor, en la que todo fluye en orden y con facilidad. 
– Situación que se resuelve siendo lo mejor para todas las partes implicadas. 

Se necesita: 

– Vibración elevada.
– Silencio y presencia. 
– Espacio en tu mente para la magia.

La presencia y la eternidad. El crecimiento y desarrollo sin límites. La seguridad aplastante del Poder natural. La Luz que nace de su autenticidad. La maestría.

Yo escribo mi propia historia. Pensamientos son palabras, palabras son acciones y acciones son resultados. Yo dirijo mi obra maestra, a cada instante. Sé que lo infinito, no conoce el límite. Y sé que tú y yo, somos lo mismo.

Cuando finaliza el día, recuerdo cada uno de los encuentros que he tenido con todas las personas que me he cruzado, incluso los fugaces. Me pregunto si en toda ocasión he ofrecido una mirada elevada, y si con alguien no lo he conseguido, pido la oportunidad de hacerlo mejor la próxima vez. Así es como crezco y me expando. Y así es como funciona el Universo, que nos envía a las personas justas, en el momento justo para avanzar, de la mano. Universo amable y perfecto. 

El camino espiritual es desde dentro. No hay atajos ni complicaciones. Perdón, gratitud y presencia. Y si me pierdo, sé que la ruta es siempre la misma. La Luz no se pide, se da. 

Vivir en agradecimiento es como abrir los ojos y darte cuenta de que no siempre los tienes abiertos. Con el agradecimiento evitamos dar vueltas sobre lo mismo. Gracias y punto. No hay mucho más secreto. Gracias y siempre gracias. Lo demás se acomoda a tu estado.

Hay un Poder en ti que te hace caminar con seguridad. Hay un Poder en ti que te ayuda a Ser. Hay un Poder en ti que te ayuda a no dudar. Hay un Poder en ti que te hace avanzar, entender, actuar… Hay un Poder en ti que te hace inquebrantable. Hay un Poder en ti desde el que sabes que todo está bien hecho. Hay un Poder en ti que se activa desde dentro. Es Amor. Amor con Mayúsculas. Amor que debemos invocar, nos aguarda con paciencia.

El arte de dejar que las cosas pasen es preguntar al Corazón cada mañana «¿Cómo puedo servirte hoy?» Y simplemente, seguir el camino que se abre.

Libres. Sin condicionamientos ni límites. Libres de ideas o juicios. Libres para Ser con autenticidad. Libres de elegir a cada instante, y volver a elegir si es necesario. Libres para crear. Libres para desmontar todas las cárceles de nuestra mente. Libres ahora, no mañana cuando algo cambie. Libres. ¿No sonríes al reconocerte?