Hoy te comparto otra de mis guías interiores. El entusiasmo. 

Explicar el camino «desde dentro» es casi imposible. Incluso «paseándolo» a diario, se hace indescriptible. Pero es tan auténtico que, aunque no entiendas ni la mínima parte de todo lo que esconde, no dudas en seguir avanzando. 

Es un camino de luces y sombras. De pequeñas o grandes decisiones a cada giro.

Con cada decisión que tomamos, una realidad se despliega. Elegida consciente o inconscientemente, pero elegida.

Entusiasmo viene del griego y su etimología quiere decir «en», «theou» y «asthma», que significan juntas «soplo interior de Dios».

Para mí, el entusiasmo es clave a la hora de actuar en cualquier dirección que sea que siento. Esto tiene que ver con lo de «no hacer nada que no me divierta». 

Hace años supe que Los Beatles (a quienes adoro desde que tengo uso de razón) tenían esa premisa que cumplían siempre, sí o sí. Incluso para separarse y despedirse como banda, lo hicieron divertido.

Sigue guardando relación con ir a la contra de lo que «nos han/hemos enseñado». Porque parece que en la vida «la diversión y el entusiasmo» es para después de las «obligaciones».

La Gracia es que este Universo atiende a otras leyes. Leyes mucho más sencillas y poderosas que las del plano dual. 

Y además, haciendo caso a la etimología de la palabra entusiasmo, en realidad es tal cual. Es como si la fuente, o el Corazón «nos soplara» el camino que el alma quiere seguir.

Yo cada vez que tengo que hacer algo o moverme, intento por todos los medios que sea con entusiasmo. Y en pro de lo que mi propio entusiasmo me dice. Porque he comprobado por activa y por pasiva que cuando es desde ese plano desde el que actúo, todo es maravilloso para mí y para todas las partes implicadas. Y porque mi prioridad es escucharme bien.

Es muy importante estar en contacto con la propia energía para poder detectar cuándo te encuentras en la vibra del entusiasmo, o la has perdido.

Por ejemplo si te sientes sin fuerzas, con apatía, aburrimiento, ganas cero de hacer nada… o que todo es extremadamente complicado y pesado, desde luego, la dicha de vivir se te ha quedado en algún recoveco del camino, y tu entusiasmo ha sido pasado por alto. En esta situación, ¡urge recolocarse!

Y esto es algo que nadie, absolutamente nadie, puede hacer por ti. Somos libres en todo momento de decidir cómo experimentarnos por aquí. 

El alma es un ser juguetón y curioso que solo quiere disfrutar de VIVIR y ser escuchada. 

Yo, cada vez que siento que necesito reconectar con mi entusiasmo para retomar la ruta, hago lo siguiente: 

  • Provoco silencio interior. Como más me apetezca en ese momento. Igual paseo o me siento con los ojos cerrados y música tranquila por el tiempo necesario. El silencio interior es un destino que se reconoce perfectamente cuando se llega y los tiempos no deberían importar. 
  • Me pregunto, ¿qué deseas hacer de verdad? Y aquello que me emociona y me da mucha alegría de golpe, sé que es hacia dónde debo dirigirme. Puede no tener sentido para mí en ese momento, pero eso me da igual porque lo que de verdad me importa es que he escuchado a mi alma, y voy a complacerla. Check! 

Siempre que hago así (y trato que sea la mayoría de las veces), sé que era una decisión bien guiada porque lo que sucede después, me impresiona.

Y, aunque al principio no tuviera sentido mi movimiento realizado desde el entusiasmo, luego lo tiene por completo y de una manera tan perfecta e inteligente, que es por eso que te digo que es indescriptible, incomprensible y alucinante. 

Entiendes, eso sí, que al haber confiado y actuado desde una vibración tan elevada como lo es el entusiasmo, te has dejado por completo llevar por este poder tan inmenso que atraviesa todo lo que vemos y que tiene perspectiva suficiente para «mover todos los hilos». 

Como escribía al principio, este es un camino de luces y sombras, y siempre tenemos elección. 

La humanidad está despertando a su ilimitado potencial, su capacidad de conexión con la fuente, su «actuar desde el amor», y no desde el miedo.

Es cierto que aún queda un trecho que debemos recorrer de la mano.

Estamos en plena «ascendida» con sus cuestas y dudas acerca de si seguir, o no adelante. Yo ante esto siempre digo lo mismo, ¡sigue y sin dudar! Infinitos motivos para ello y mejor descubrirlos que leerlos.

Además, ocurren varias cosas: 

  1. Una vez que has iniciado a caminar, ya no tienes marcha atrás, así que ya que te decidiste a comenzar explorar, ¡continúa! porque antes o después, la luz (y sus consecuencias) se saborean. ¡Y más! porque ya el hecho de actuar desde la causa y no desde el efecto, te estará dotando de un poder que no es de este mundo. 
  1. Como esto es un organismo del que somos parte, cada persona que se decide a que sea el entusiasmo quien la guía, y actúa siguiendo esa vibración, sabiéndolo o no, está afectando en el conjunto. Así que eso de que si quieres que el mundo cambie, cambia tú, cobra un sentido diferente. (Vamos, cobra sentido…).

Y para vibrar alto e identificar el entusiasmo (¡vale! a parte de la gratitud que es lo primero):

  • Sonreír desde que te levantas (hoy se lo decía a las chicas de meditación que un sonrisa cambia todo). Practicar la amabilidad y la apreciación. Cuidar las palabras que nos decimos. Tratarnos bien. Reírnos de «nuestra sombra». Enfocarnos en la belleza de lo que nos rodea. Bailar un rato al día como si no te mirara nadie. Ver pelis inspiradoras y que te dejan buen sabor de boca. Dar y saber recibir. Prestar atención a lo que dejas que entre en tu mente. Contactar con la naturaleza… 

En resumen: VIVIR hoy. Aquí y ahora. Y hacerlo con una guía que no falla, ni te pierde.

*****

Si quieres leer más, aquí tienes:

Lavado de cerebro voluntario

Multiverso y elección

La importancia del deseo

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de proyectos de Luz.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.