Somos energía. No hay nada sólido, somos puras ondas en vibración. El hecho de que tengamos la falsa sensación de solidez es por la baja frecuencia a la que se encuentra lo que consideramos «materia».

Hoy quiero enfatizar la enorme importancia que tiene que prioricemos el vibrar alto, elevado.

Nuestra vibración nos convierte en imanes y atraemos justo lo que emitimos.

Decimos aquello de «todo es correcto y perfecto tal y como llega». Lo es, porque es exacto a nuestra vibración, ni más ni menos. ¿Está bien, está mal? ni lo uno ni lo otro, solo es un hecho. Atraigo tal y como vibro. 

Digamos que los «monstruos» se encuentran en la planta de abajo del edificio, pero si subimos hasta la quinta planta, estos «monstruos» no nos alcanzan, no llegan.

Hay mucha gente que me dice que es muy difícil o imposible (palabras que debemos eliminar de nuestro vocabulario, por cierto). Pues no lo es, en absoluto, es como todo, un entrenamiento y la firme intención de ello.

La buena noticia es que nuestro cerebro es programable, es buena porque podemos insertar el software que más nos convenga, sin embargo es peligrosa si no somos conscientes de las programaciones dañinas que ya están instaladas.

¿Cómo podemos vibrar alto?

Lo primero que debemos entender es que no podemos engañar al flow, la emoción elevada que ha de acompañar a la vibración elevada, ha de ser genuina. No se trata de fingir, sino de sentir. 

Y atención a lo que también he escuchado varias veces, «la esclavitud de la obligación de tener que ser felices» a lo que siempre respondo lo mismo, tu naturaleza es la felicidad, lo que no es orgánico es no serlo.

No es que estemos obligados a ser felices porque es lo que parece que está de moda, es que si no eres feliz bajo cualquier circunstancia, hay algo que no funciona correctamente.

Lo repito. Tu naturaleza es la felicidad, la alegría, la dicha. Desde ahí, desde ese estado, todo es posible. Así que permítetelo de una vez. Nadie te va a juzgar.

Vibrar alto significa vivir en un Universo muy muy amable, y cuando el Universo amable, parece no serlo tanto, sabes que la manera de volver a él es trabajando sobre tu sentir, como llevo repitiendo todo este tiempo, actuando desde dentro. 

Hoy te comparto estas maneras de lograrlo y deseo que las pongas en práctica desde ya.

  • No te involucres en conversaciones o situaciones de crítica, conflicto, o queja. Si estás en ese escenario puede que sea para que des otra visión y cambie la dirección que estaba tomando. Pero no te hagas protagonista de la historia. Sube, con la técnica que mejor puedas en ese momento.
  • Sonríe, sé amable, comparte, ayuda, colabora, siembra alegría por donde pases. Que la gente, cuando te vayas, diga “¡qué gustazo de persona!”.
  • Lee, ve películas o series que te llenen de mensajes bellos, de la belleza que tú consideres pero que te dejen muy buen sabor de boca. Filtra con conciencia lo que permites que tu cerebro absorba.
  • Vete a dormir con una sensación de “todo está bien”, si no la tienes, busca la manera de hacerlo, quizás meditando, o leyendo algo que te aporte paz (aquí tienes muchas sugerencias de lecturas en ese sentido). El momento de antes de dormir es de los más importantes. Estamos mandando información directa al inconsciente, así que una vez más, atención y presencia.
  • Y mi favorita. Practica Ho’oponopono como si no hubiera un mañana. Estos mantras son protectores de nuestra mente, y además, limpian memorias que nos impiden ser libres. En su día escribí el artículo con los cuatro que en ese momento practicaba, ahora, te digo con certeza que con que repitamos “gracias”, tenemos todo el camino hecho. Gracias, gracias, gracias. De sencillo que es, no lo creemos. Pero es la manera más rápida y fácil de llegar a la quinta planta y disfrutar de los escenarios que encuentras allí (no existen palabras para describirlos).

Hay veces (cada vez más) que siento un poder enorme que me sale del pecho, es tan potente que si pudiera medirlo serían kilómetros. Eso es Amor, y se experimenta cuando de verdad quieres hacerlo. Y se activa desde dentro.

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de superación personal y laboral.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

24 comentarios

  1. Somos energía, y la energía ni se crea ni se destruye, se transforma. Podemos transformarla en positiva o negativa, y sólo nosotros tenemos ese poder. No pienses que eres capaz de todo, se capaz de todo

  2. Hola de nuevo!
    Hace un ratito he leído y he dejado un comentario en «Mi verdad»
    Y ahora acabo de leer este otro articulo de Beatriz y también dejaré un comentario.
    Parece que hoy estoy muy animada a compartir mis sentimientos por escrito con los demás….
    Estoy de acuerdo con todas las recomendaciones de Beatriz para «vibrar alto», pero dos de ellas son mis favoritas.
    Aún así, comentaré algo de todas y tal vez incluso se pueda generar cierta polémica, siempre constructiva claro, con ello.
    Mis favoritas son:
    1- «Sonríe, sé amable, comparte, ayuda, colabora, siembra alegría por donde pases. Que la gente, cuando te vayas, diga “¡qué gustazo de persona!”.
    Creo que esta resume perfectamente la conducta a seguir más adecuada para lograr nuestro propósito («Vibrar alto»)
    2- «Practica Ho’oponopono como si no hubiera un mañana.»
    Yo incluso hago una aportación personal y os animo a escuchar dos mantras muy especiales para mí: Avalokiteshvara y el superconocido Om mani padme hum.
    Los descubrí hace 5 años en mi viaje al Tibet y los escucho casi todos los días. Me relajan y me generan paz interior.

    En cuanto a las demás recomendaciones quiero puntualizar que dependiendo del caracter de cada uno vamos a ser más valientes o tal vez mejor más osados para enfrentarnos a situaciones conflictivas, aunque no sean primariamente nuestras.
    A mi en concreto, en consonancia con mi recomendación favorita ala que he numerado con el 1, me cuesta mucho permancer al margen del sufrimiento de los demás, sobre todo el de las personas de mi entorno más cercano y a veces me meto en algunos líos por actuar de «paladín».
    Es cierto que luego cuesta encontrar la manera de deshacernos de este «lastre negativo» que hemos acumulado a consencuencia de ello, pero yo no puedo y cito otra recomendación de Beatriz ( «Vete a dormir con una sensación de “todo está bien”) si no he intentado ayudar a solucionar los problemas a los demás.
    A mí me hace «vibrar más alto» involucrarme activamente en la cosas y luego ya buscaré las estrategias (generalmente mi fe, mi espiritualidad, los mantras, etc) para limpiar mi «disco duro» y recuperar mi equilibrio.

    Feliz día!!!!!
    Intentemos «Vibrar alto» !!!!!

    1. ¡Gracias, Ana! El primer error es pensar o pretender ayudar a nadie. Compasión es sentir el dolor que comparto con la persona que me pone la vida delante. Limpiando mi dolor, limpio su dolor. Es mucho más que ayudar, es ser Uno. Un abrazo fuerte.

      1. Suena muy bonito y todo, pero, porque todos hablan tan frivolamente y subjetivamente de ‘vibrar alto» o «subir vibraciones» no dicen nada concreto o verificable, abraza un árbol, siéntete bien como si de elección se tratara ante la vida como se.manifiesta, en electricidad metes.mas voltaje e.inmediatamente.es.medible en una mezcla química.mezclas reactivos y te da un resultado concreto y MEDIBLE, en este tema todos los.gurus hablan de subir vibraciones como si hubiera un aparato capaz.de.medir.y constatar esas vibraciones. Te invito a usar un método más cercano al científico y que pueda ser.medible, verificable.

        1. Joel: Te veo muy bien intencionado pero, quizás, un poco despistado. Como muy bien dices, las magnitudes físicas pueden medirse -y se miden- con aparatos y equipos físicos, pero existen hechos, percepciones y fenómenos que, al menos hoy por hoy, solamente pueden medirse de forma personal, con nuestros sentidos y potencias, sin que estas percepciones podamos mostrarlas a quien se encuentra a nuestro lado. Yo, que soy marino mercante, he tenido la ocasión de ver en muchas ocasiones como amanece en la mar y, sin embargo, no solamente no soy capaz de medir el impacto infinito que tal belleza produjo en mí, sino que tampoco soy capaz de transmitírtela ni de definirla.
          Esas bellezas, esas sutilidades que, a pesar de su liviandad, tienen la fuerza de un milagro, creo que no pueden ser medidas sino, únicamente, recibidas como un alimento sutil hacia nuestro interior, que nos hace crecer mejores, sentir mejores e intentar ser mejores en nuestras relaciones con quienes son igual que nosotros… e incluso en muchas ocasiones mejores que nosotros.
          Por otra parte, y en cuanto a mi experiencia personal (que, por desgracia, es escasa) te diré que no siento ninguna necesidad ni curiosidad por medirla. Me basta con sentirla, beneficiarme de ella e implorar profundamente que su sentir y su beneficio se extienda al mayor número de personas posible.
          Mejor nos iría a todos.
          Mis mejores deseos de que tu convencimiento nazca de la alegre y felíz experiencia personal y no de los valores de medida que presente una máquina.

  3. Eres luz porque dios te dio un soplo de vida i ese soplo esta en ti i por eso eres energia porque dios es energia ah si que dios vive enti

  4. Un gusto leer la información anterior Beatriz. Muchas gracias y siempre trato de ^vibrar alto^, pero no sabía bien cómo hacerlo Gracias por tus aportaciones tan valiosas. Me interesa seguirte leyendo . Gracias, gracias, gracias. Un abrazo fuerte?

  5. A raíz de que voy leyendo y practicando vibrar en alto y agradeciendo, puedo decir con certeza que he cambiado y que utilizo el no puedo cuando miro hacia atrás en mi vida…no puedo volver a ser lo que yo era…
    Hoy ha crecido el amor por mi, hice votos matrimoniales conmigo misma, me he prometido amarme, respetarme, ser fiel a mis principios en las buenas y las mejores, en la salud, en la riqueza y en todo lo excelente, porque lo malo quedó atrás. Es increíble como cambia la visión y el sentir para uno mismo, me he vuelto una divina creación perfecta en Dios, mi transformación ha sido inimaginable. Hoy puedo decir que soy y me siento feliz y agradecida con Dios que es la más alta vibración armoniosa y llega a mi en alineación perfecta.

  6. Hay tanto por escribirte, la sensación de no sentirme bien con esta realidad, el continuar asimilando en que momento decidí venir a vivir esta realidad, si bien tenía mucha inquietud sobre lo que soy y una vez más confirmó que tenía razón mi intuición somos sólo energía y puedo sentir esto en materia porque así es como esta diseñada la realidad en la que existo pero no significa que no pueda mantenerme positivo. Gracias

    1. ¡Hola Fer! No estoy segura de haberte entendido muy bien, pero me sale decirte esto. No des vueltas a la cabeza, no pienses demasiado. ¡Eleva tu vibración! Hay mucho material en mi blog para lograrlo, y por las redes y por dónde sea que busques. La vibraron se eleva sintiendo, no pensando. Estás aquí y ahora y esa es tu realidad de momento, da lo mejor de ti. ¡Un abrazo enorme!

  7. Hola, Beatriz. Me llamo Mar y constato que la clave de TODO absolutamente está en el AMOR. Cuando comprendemos esta afirmación tan sencilla (pero a un tiempo tan grandilocuente y no menos vacía para muchos), tenemos el «pase» inequívoco hacia la alta vibración. Y, por cierto, dicha vibración SE SIENTE FÍSICAMENTE en nuestro interior. En mi caso, llevo años notándola en las piernas y sobre todo en el bajo vientre. Ha ido de menos a más y, si bien se trata de un fenómeno que no controlo como la irradiación de energía de las manos, lo percibo prácticamente a diario, con frecuencia en situación de reposo, estirada en el sofá, por ejemplo.
    En fin, que me alegra muchísimo encontrar a gente como tú, que básicamente difunde LUZ, algo que en estos momentos, más que nunca, nos hace falta. Un saludo cariñoso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.