He decidido empezar el curso de escritura creativa de Julia Cameron. Coincido con ella en muchas cosas, entre otras, que la escritura es medicina para el alma. 

Estoy atravesando uno de los mayores trances de mi vida y la escritura me está salvando, a parte de otras muchas cosas como las almas bellas con  las que me estoy cruzando. 

También estoy escribiendo una novela desde hace un par de meses y la estoy disfrutando muchísimo, más de lo que imaginaba, pero temo que sea simple, ridícula, y sin sentido.

Temo no haber leído lo suficiente como para tener derecho a escribir ficción. Temo la decepción de la gente que cree en mí, pero todo me da igual si lo pienso, porque lo estoy gozando.

No soy buena en descripciones, ni tengo un vocabulario muy refinado, a veces tengo faltas de ortografía y no sé puntuar bien el texto, pero tengo algo enorme y es que sé conectarme con la Fuente y sacar de ella tesoros. Y con eso sobra. 

Teo, mi gato, me inspira y parece que sabe cuándo escribo porque siempre viene a mí a animarme a seguir. 

La escritura es la llave a la puerta de mi Alma y siento cómo esta se sana por completo, o al menos se consuela y reconforta.

Mi Corazón se ensancha, me salen palabras elevadas y no quiero evitarlas porque son bellas medicinas Sagradas. 

Abro las puertas a la magia y se revela. Atravieso el tiempo y el espacio, renuevo mi Amor y mi Fe. Salgo de mi yo pequeño y me reconozco en mi magnificencia. Hago las paces conmigo. Mi Corazón sana y late fuerte. Soy libre. 

Amo la escritura y no he sido una devora libros salvo en los últimos años. 

He conocido el miedo más profundo, la oscuridad más absoluta y estoy aprendiendo a abrazarla y a agradecerla que me haya guiado hacia la Luz, que me indique el camino a la restauración de mi Corazón y para mí, y creo que para todos los seres humanos, la escritura es el canal de Comunicación, es el canal de Oración. 

Me he hecho tanto daño, me he castigado tanto, que me lleno de ternura porque no lo supe hacer mejor y me perdono, me compadezco y me amo, esta vez de Verdad.

¡Hay tanto en el inconsciente por revelarse! Y la escritura te lleva donde no se me ocurre otra manera de acceder. (Te deseo que sea poco a poco).

Estoy empezando a aceptar a otro nivel, que nunca hice nada por lo que fuera culpable, nunca hice nada condenable. Siempre hemos actuado de Corazón y cuando no lo hacemos, es por pura inocencia. 

Yo Soy. Esa la única Verdad. 

Mis temas de escritura son recurrentes, parece que siempre tiendo a lo mismo, podría decirse que mi cerebro está condicionado para ello, pero más bien creo que esta sin duda es mi Misión; transmitir este mensaje a través de todas las vías que la Conciencia me revele e intuyo que la escritura es la principal de ellas. 

Hace años me viene una imagen. Yo, escribiendo, y  por fin compruebo que de Verdad estoy cumpliendo mi cometido. 

He dado muchas vueltas sobre mí misma para llegar donde siempre estuve y de Corazón siento gratitud por cada una de ellas.

Vuelve a mí la ternura de esa chica tan linda que un día se cansó de sufrir y a través de la escritura empezó a buscar otra manera de enfrentarse con el mundo, su Mundo, que en definitiva, no deja de ser el tuyo también.