Nuestro día es una consecución de tareas cumplidas. Una detrás de la otra. Planificarlas con claridad, orden y foco, nos hace ganar, de manera exponencial, productividad en nuestros proyectos.

Productividad tiene que ver con tareas cumplidas, recursos utilizados, tiempo empleado y resultados. Da una ganancia en forma de lo que sea es, nuestro servicio u objetivo. Si somos una fábrica de zapatos, serán zapatos. En el caso de escribir, serán libros, artículos publicados, o similar. 

Con los desempeños intelectuales es más complicado determinar si hemos sido o no productivos. Pero se debe ser, y se puede medir. 

Las tareas que forman la cadena de la productividad final deben estar claras, elegidas de manera consciente e inteligente. Podemos creer que estar muy ocupados significa productividad pero no tiene que ser así. La productividad son resultados, que no se miden con la cantidad de tareas realizadas previo a obtenerlos, sino por la obtención en sí. 

La productividad de calidad no es solo trabajar duro, es trabajar duro e inteligente.

La tendencia del mundo es a trabajos de carácter intelectual. El trabajo del futuro (presente) tiene que ver con el servicio y la creación de contenido, la formación online… Todo lo que da de sí el formato digital y el infinito universo de internet. Serán (y son) trabajos que irán mutando cada muy poco tiempo. La innovación es algo casi necesario de alcanzar al minuto. La productividad seguirá siendo imprescindible, aunque esta sea más intangible. Y deberá adaptarse al ritmo de la liga en la que se juega. Muy elevado.

Al tener la mente un mayor protagonismo y, a la vez, haberse multiplicado las distracciones a las que nos enfrentamos a diario, no queda otra opción sino entrenarla con gran disciplina, si queremos mantener los standards actuales.

Ganar productividad va enlazado con la capacidad de foco.

Cuando nuestra mente está por completo enfocada, logramos finalizar tareas y dar salida a productos a niveles excelentes. 

Conseguir aislar la mente del entorno es obtener impulso. Mantener esa concentración pase lo que pase fuera de ella, es imprescindible en un tiempo, como sabemos, eléctrico en cuanto a inputs. Aislar la mente del exterior para poderla concentrar en las tareas que llevarán a obtener ese resultado final, es una habilidad que mejora mediante su uso.

Las personas más prolíficas son las que más capacidad de concentración mantienen. 

Un ejemplo. Quieres escribir un artículo de 700 palabras. Corregirlo. Diseñar el formato. Buscar o crear las imágenes. Subirlo a tu plataforma. Maquetarlo. Realizar todos los ajustes de SEO posibles. Publicarlo. 

Repetir.

Este es uno de tus productos. En la era actual, tendremos un gran número diferentes de productos finales que debemos ir dando salida de manera consistente y constante. Es el camino que prospera. Y esto nos necesita con visión túnel por completo. La fábrica en este caso, es nuestra mente.

Por lo tanto, ganar productividad hoy en día es:

  • Dirección.
  • Fuerza (mental y física).
  • Resistencia. La consistencia la pide. 
  • Compromiso.
  • FOCO. 

En cuanto al proceso debemos: 

  • Tener muy claro cuáles son nuestros productos.
  • Las cadenas de tareas más inteligente que nos llevan a conseguirlos. 
  • La periodicidad con la que debemos darles salida.

Abstracto o concreto, es obligatorio encontrar la manera de medir los resultados en nuestro trabajo. La productividad sigue necesitando datos.

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de superación personal y laboral.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.