Para escribir sobre este tema he tenido que pedir varias señales. Hablar sobre guías de luz sí o no, aún me resulta complejo.

Ya sabes y si no, te lo cuento, que intento guiarme siempre por el Corazón y hasta que este no contesta, no avanzo. Por eso, hay situaciones en las que pido más de un «ok» para continuar si no lo veo claro. En esta ocasión, ha sido así.

Y bueno, como el semáforo se ha puesto en verde, allá voy. 

El viernes, a última hora y a «micro cerrado», en la clase de Un curso de Milagros, salió un tema que me llevó a este, y me ha dejado desde entonces con la idea en la cabeza (y en el pecho). 

Por lo tanto, te cuento mi sentir y mi experiencia al respecto.

He titulado el artículo «Guías de Luz, hadas y ángeles» porque, una vez más, lo podemos denominar como mejor nos parezca o como menos miedo nos dé. Al final, los nombres que ponemos a las cosas, son solo eso, nombres. Sin la interpretación que les damos, son nada más que sonidos adjudicados a una serie de letras (piénsalo). 

Hay muchas teorías al respecto. Y todas pueden ser Verdad y todas pueden no serlo. Al final, date cuenta de que hablamos de lo mismo, contado de manera diferente. La que resuena contigo, es la válida. 

Esta es mi certeza. 

Por supuesto que siento que hay guías de luz que nos acompañan. Y por lo visto, están deseando hacerlo. 

Hace mucho que integré que lo que veo con los ojos no es la realidad en exclusiva. También integré que mis cinco sentidos son bastante limitados y acepté que hay otros planos que no alcanzo a ver pero no por ello, dejan de ser y estar. 

¿Cómo tengo esta certeza? 

De ahí que me cueste hablar de ello porque no te puedo aportar nada que lo «certifique» en este plano dual. Pero siempre lo sentido fuerte y esta certeza me llegó una vez que, bajando por la calle Luchana de Madrid, sentí con poder que había muchas luces a mi alrededor y que iba acompañada de lo que denominé «un ejército de ángeles». 

¿Cómo lo sé? 

Porque siento una protección y un acompañamiento que no es de este mundo tridimensional (por llamarlo de otra manera) que va más allá de toda lógica egoica. 

Dicen que se nos presentan en palabras de otras personas, en regalos que te van dejando por el camino, y en todas las vías que estés en disposición de aceptar. Como te decía antes, están deseando ayudarnos. (Por lo visto es un honor hacerlo). 

Mi abuela (y seguro que la tuya también) les llamaba ángeles de la guarda. 

Estas almas son juguetonas, responden a una vibración elevada, y solo quieren que expandamos nuestra Conciencia y nos reconozcamos como lo que somos. Nos ayudan a despertar y a aceptar y reclamar nuestra dicha. 

Las personas que se sienten más seguras dentro del paradigma científico, les llaman doble cuántico. 

Yo les llamo casi siempre guías o ángeles, y a mí me dejan plumas en lugares inverosímiles, monedas, me traen mariposas, solo veo horas y números que se repiten o son capicúas desde hace mucho tiempo, y sobre todo, me acompañan. 

Permite que esta otra realidad se muestre a ti. Imagina que todo lo que un día creíste, era mucho más sencillo, ligero y divertido. 

Escribir es abrir tu Corazón y compartirlo, y hoy lo he hecho una vez más. Y sé que ha sido amorosamente guiado para ti. (Termino de escribir a las 22:33 pm).

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de proyectos de Luz.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

12 comentarios

  1. Muchas gracias Beatriz por este amoroso escrito. He vivenciado y sentido experiencias como la que cuentas. Gracias por este escrito lleno de guía amorosa, lo tomo como una señal, que había pedido. Un gran abrazo…

  2. Me encanta, yo a veces creo que los siento. Lo de los números tb me pasa, cada vez más a menudo, y hace tiempo que ya o me siento «sola». O no tanto, o no siempre…

  3. Hola Bea,
    ¿Cómo podemos interpretar esas señales? ¿Qué quieren decirnos por ejemplo con los números o las monedas? ¿Podemos comunicarnos con ellos? A mi me gustaría.
    Un abrazo.

    1. Yo las señales las interpreto siempre como muestras de mucho Amor y las recibo con gratitud. Siento en el Corazón lo que me quieren decir. Siempre te puedes comunicar con ellos, para sintonizar hay que elevar la vibración estando muy agradecida, por ejemplo. Deja que se vayan dando pequeños guiños sin pretender nada más. Mil gracias por tu interés, tu lectura y tus comentarios. Te mando un abrazo fuerte.

  4. Hoy se me ha abierto una VENTANA INMENSA en éste tema..Muchas veces y metido en mi PIEZA DE CONVERSACION con mi SEÑOR, MI SOCIO y mi JEFE que, por favor me regale el DON de la Clarividencia pues quiero aportarle a mi religión favores que espera la huminidad en CASOS CRUELES por lo que están pasando. Dios Bendiga a todos y, por favor aportennme testimonios, pues serán ALIMENTO para mi corazón

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.