La mente va por capas. Para encontrar ideas, hay que ir atravesando estas capas. Cuanto más profundo se llega, más genuinas son las ideas, por lo tanto, más brillantes, innovadoras y atrevidas. 

El alcance de la mente es fascinante, y su modo de romperse para expandirse, es indescriptible. Sentirlo es grandioso. Liberador. 

Siguiendo con el hilo del artículo anterior, el momento en el que nos encontramos en la actualidad, nos está pidiendo a gritos reinvención e innovación a un ritmo muy acelerado y constante. La mente de quien pretenda liderar este cambio, debe estar preparada para ello. 

¿Quieres encontrar ideas nuevas? ¿Quieres que sean innovadoras?

Lo primero es plantear la pregunta y mantenerla en todo momento en un segundo plano en tu mente. Vas a necesitar una que abra caminos no explorados. Esta funciona:

¿Qué me gustaría que existiera en el mundo? 

E ir repitiéndotela durante todo el día. Debe convertirse en una obsesión. Y así es cómo las capas empiezan a romperse:

Crees que no puedes llegar a alcanzar ninguna idea innovadora. Te frustras. Te pones de puntillas para rozar más alto. Rompes una capa que desata recovecos de tu mente que no sabías ni que estaban. Catarsis. Te recuperas. Vislumbras un hilo de luz que te da aliento. Sigues porque ya has llegado lejos. Hasta la siguiente capa. Otra explosión. Y la pregunta constante que te obliga a mirar a tu destino.

Un bucle que solo va aumentando la presión por minutos, debido a tu necesaria obsesión: ¿Qué me gustaría que existiera en el mundo? 

Para continuar, te sugiero que elimines las distracciones de tu entorno y tu rutina. Las mentes más creativas del planeta, son las más minimalistas en la práctica. Pensar, por ejemplo, en qué ropa te vas a poner o estar frente a un escenario lleno de objetos dispares, hace que la mente se desvíe de su objetivo. Cuando estás en modo creativo, no tienes tiempo para estos asuntos. Armario. Pantalón. Camiseta. Check. Esos son los segundos dedicados a este tema mientras la mente está en proceso de crear.

Algo por completo imprescindible: silencio absoluto, soledad y desconexión del mundo.  Esto no lo aguantan todas las personas. Hay un precio. Soledad grado extremo. Una vez más, las mentes más grandes del planeta te van a contar que el paso 1 es tener una buena relación con ella y convertirla en tu gran aliada. Desconexión del mundo. Tu mente se debe liberar de las cadenas de las ideas preconcebidas. Debes soltarla de todo ese lastre. Y solo lo podrás conseguir si te desconectas por completo y vuelas alto. Si no puedes hacerlo durante mucho tiempo, hazlo a ratos intensos durante el día, pero hazlo. Debes escapar de «lo que ya existe». 

Otro de los pasos importantes, ya te lo he señalado antes pero insisto, es no asustarte de los límites que irás rompiendo, lo que irá saliendo y dónde serás capaz de llegar. Esto asusta. Y lo hace porque se escapa por completo de lo normal. Pero es que para ser genial, hay que aplicar siempre a extraordinario, y no bajar los estándares jamás. La mente va expandiéndose a medida que avanzamos en ella, y se produce una especie de big bang tras otro, de obligatorio tránsito, si queremos abrir bien el canal de las ideas innovadoras. 

Y por último (o primero), ejercicio físico. Caminar rápido, correr, nadar… lo que sea que te obligue a moverte con intensidad. Siempre con la pregunta fundamental de fondo. Moviendo nuestro cuerpo, en lo que se llama una meditación productiva.

¿Cuándo aparece la idea? 

Cuanta más paciencia tengas, antes se deja ver. Eso es lo sorprendente del acto creativo. Además del elemento sorpresa. Las ideas genuinas se muestran cuando menos te lo esperas. Como un rayo. Como el gran big bang que anuncia un nuevo inicio. 

Hasta que sea el momento de comenzar con la siguiente búsqueda. Y a repetir el proceso. Esta vez sabiendo que habrá más catarsis, serán más fuertes y tu mente te exigirá que subas con mucho, el nivel de lo alcanzado.

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de superación personal y laboral.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.