Hoy te comparto dos maneras en las que interpretar y vivir el concepto del tiempo y son Kairós y Cronos.

Dos ideas acuñadas por la filosofía griega y la teología cristina. Son términos radicalmente opuestos, es decir, uno no existe en el otro y viceversa, y son muy reales a la vez, cuál de ellos lo será para ti dependerá de en cuál te posiciones. Como siempre, eliges tú. 

Kairós en cualitativo y significa «el momento oportuno donde todo sucede» o «el momento a través del cual actúa Dios» y Cronos es cuantitativo y es el que se representa en el reloj que todo el mundo conoce y acepta.

No me voy a extender más en definiciones porque tienes información de sobra en los libros y en la red. 

Lo que me interesa hoy es invitarte a reflexionar sobre ello y a que te plantees vivir en un espacio-tiempo diferente. 

Si vives en Cronos, sabes perfectamente qué sucederá, cuándo y el motivo que hará que lo que sea ocurra. Nada fuera de ese constructo mental que tienes puede existir. 

Sin embargo, en Kairós todo puede darse en cualquier momento. Es el lugar de las infinitas posibilidades. Son esos instantes en los que te encuentras a la persona adecuada, cuando estás en el momento oportuno, cuando esa respuesta que buscabas te llega fácil… Sabes a lo que me refiero ¿verdad?

Tu pregunta será ¿cómo eliges, de manera consciente, vivir en uno u otro estado? 

Por supuesto es una decisión posicionar tu mente donde deseas permanecer, pero además también podemos intencionarlo. 

Como te he comentado, en Kairós no sabemos qué va a suceder, por lo tanto, no dar nada por sentado, ayuda. Sin embargo, podemos jugar con ello de manera más profunda y divertida al estilo psicomagia de Jodorowsky. 

Cuando hacemos algo que no tenemos costumbre de hacer, abrimos líneas del tiempo en las que suceden acontecimientos que no esperamos. 

Esto que haces diferente, puede ser cualquier cosa que te imagines, pero tienes que notarla con claridad.

Por ejemplo, apuntarte a aprender algo que nunca habrías pensado hacer, ver una película cuyo género no es el que te gusta o siempre ves, hacerte un corte de pelo distinto, probar un alimento nuevo…

O algo más puro de psicomagia, como caminar con los pantalones al revés por el centro de tu ciudad o lo que estoy haciendo yo ahora, escribir este artículo en mitad de un lugar transitado, ruidoso, sentada en un banco con las sandalias quitadas y las piernas bien descansadas. Algo que no había hecho hasta ahora (y me está sentando de maravilla).

Hazlo divertido y cambia de realidad tanto como necesites.

Te estoy dando ejemplos muy sencillos y factibles, porque si te hablo de cambiar de trabajo, de casa, de ciudad… igual te parece demasiado. Recuerda que el Universo no entiende ni de cantidades ni de tamaños, entiende de emociones e intención.

A veces también ayuda hacer justo justo lo contrario a lo que en otra ocasión hubieras hecho, así se rompe por completo una inercia y se empieza algo nuevo. 

Es por eso que suceden tantas cosas en tu vida en esos momentos en los que hiciste ese cambio tan importante, o en los viajes. 

Hay gente que insiste en que la magia le sucede viajando, y lo que hace que esto sea así, además de muchos otros factores como permanecer presente y con la vibración elevada, es que están en un Kairós constante. Pero por experiencia te aseguro, que la magia de ese tipo, se encuentra en la misma ciudad que vives con igual intensidad si sabes cómo mover la energía adecuada. 

Y por eso a algunas personas nos gusta tanto cambiar, porque experimentamos y somos conscientes de lo que se abre inmediatamente después del cambio. 

La vida es apasionante y misteriosa cuando aceptas dos premisas; que no sabes y que no hay nada escrito, sino que tú vas escribiendo tu camino letra a letra, espacio a espacio. 

Y es tu cuento, y tú lo narras, tú lo escuchas y lo adaptas a tu antojo. Tú diseñas y disfrutas del diseño. Y aquí estamos para ir mejorándolo poco a poco.