Acelera dice, así que… acelero.

Prefiero escribir entradas en el blog que sean más atemporales. Que no hablen de un momento concreto, para que sirvan siempre. Pero es que esta me pide salir ahora, y la tengo que sacar.

Creo que uno de los aprendizajes más grandes que hemos podido ganar (si lo hemos aprovechado) en lo que llevamos de año, es a manejarnos como seres energéticos que somos. 

Para ello, primero tenemos que ser conscientes de que somos energía. Al ser conscientes de ello, lo somos también del hecho de que todo lo que nos rodea, es energía a su vez. 

Y si seguimos con esta exploración, nos daremos cuenta de que toda esta energía pertenece a un mismo «cuerpo». Un cuerpo único con entidad propia. Este «acelera» del que te hablo hoy, está marcado en cada una de sus ondas.

Creo que los conflictos y las veces que nos perdemos, tienen mucho que ver con no estar en conexión con este gran cuerpo energético. El gran organismo del que somos parte. 

Al estar con el foco en la materia y no en la energía, no vamos al mismo ritmo o latir de lo que realmente se está vibrando y emergiendo. 

Solemos actuar por programas mentales a los que atendemos sin pensar, o lo que es igual, sin conectar. 

Y a nada que practiquemos esa conexión, podemos fundirnos con esta energía que casi se palpa. 

La energía que emerge va evolucionando y cambiando, a la vez que la conciencia lo va haciendo. Si solo nos guiamos por programas mentales aprendidos, estaremos siempre actuando con programas obsoletos. Programas que suelen ir a la contra de la frecuencia energética o que, sencillamente, no impulsan sino que restan y limitan. Por ejemplo, la energía nos dice «acelera», y el programa nos dice «verano-descanso-daiquiri». Y hasta ahí.

Si nos fijamos en que de pronto parece que el mundo se ha vuelto a abrir, vemos cómo la reacción de la mayoría de la gente ha sido seguida por programas adquiridos. A mí, por circunstancias elegidas y amadas, la vida me ha colocado en una situación de mucha observación con cierta perspectiva, y estas reacciones tan «robóticas» me dejan anonadada. 

Durante casi dos años nos hemos tenido que «bloquear» en muchos aspectos, y que ante la aparente «apertura de puertas», la reacción no sea correr como las flechas a reinventarnos, sino que sea, correr a hacer todos los procedimientos que me pidan para viajar como se hacía antes. Viajar un poco a lo «inconsciente» y a base de atracones, es algo que me enciende (fuego que aprovecho muy bien, por cierto). 

Y sobre todo, cuando lo que se siente es el impulso tan poderoso que llega de esta energía que ha ido siendo cada vez más presente desde que entramos en 2021. 

Si nos conectamos con ella, experimentaremos una creatividad que desborda, mucha ayuda y colaboración en cada paso que demos. Nos levantaremos con un poder indescriptible, y sabremos cómo mantenerlo sin ningún esfuerzo. 

El «acelera» del que te hablo empieza desde que abrimos los ojos.

Hay mucha ayuda en otras esferas. Ayuda que está dedicada por completo a impulsar los proyectos de luz que crearán el mundo que está por desplegarse. Y si nos empeñamos en seguir maneras de movernos por la vida en total desconexión con el todo al que pertenecemos, antes o después, tendremos que volver a parar para recalibrar. 

La energía del momento nos pide acción. Velocidad. Es un impulso que no espera. Ni mucho menos es tiempo de descansar y de tomar daikiris en un resort. Es tiempo de aprender a tomar impulso y saltar. De tomar carrerilla. De avanzar como nunca lo hemos hecho. Porque la energía nos va a ayudar sin duda. Pero repito, no espera. O la pillas, o la pierdes. 

Es tan obvio cuando se siente que te dan ganas de decirlo por todas partes (yo ya lo hago). Me echo las manos a la cabeza con la manera robótica de reaccionar que tenemos. Me deja sin palabras. Pero entiendo que esta visión es privilegiada. Es la propia de alguien que intenta observar todo lo que puede el sistema sin involucrarse demasiado, y también es propia de quien no se ha dejado consumir el cerebro durante dos años. Y por eso, es diferente. Una diferencia que jamás ha sido más clara, valorada y aceptada como lo es hoy por mí.

La entrada que te comparto me sale del estómago. De ese fuego que te digo que a veces se enciende y me da tanto poder. Y es para decirte que hay que ponerse las pilas, y hay que hacerlo ahora. No sé por qué ni cuál es el motivo, pero la energía nos está diciendo con firmeza: ACELERA. 

Si durante estos dos años has tenido frustraciones varias por no haberte podido expresar, por no poder sacar tus proyectos adelante, por no haber podido dar voz a tu arte, tus creaciones, tus ideas geniales, tus ganas de aportar y sumar… Ahora es momento de dejarte la piel por ello. E ir a por todas. Porque a nada que lo hagas, notarás la velocidad que te da este vibrar que nos atraviesa a todo el planeta. Está ocurriendo. 

Y si no lo haces, de verdad con todo mi cariño te lo digo: no sé a qué esperas.

Suelta el daiquiri y ponte a currar. Se descansa y celebra cuando está hecho. No antes. 

¡Hey! Y después, ¡vamos arriba con esos daiquiris! Y a por lo siguiente…

Si quieres leer más…

Nuestro cuerpo energético y su cuidado

Energía de sanación

Luz y sombra

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de proyectos de Luz.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.