Creer en que la gente es o no tóxica para nosotros, es una moda que está llegando por muchas vías y tiene muchos seguidores.

No les voy a quitar motivos para ello, es mucho más fácil decir que tu vida va mal o no va como a ti te gustaría porque te rodeas de «gente tóxica». Como si las personas estuvieran «defectuosas» o «pasadas de fecha» como los yogures.

Es muy new age hablar de «vampiros de la energía» o «personas tóxicas», mucho mejor que decir «no soporto a mis compañeros de trabajo», de lo que si tiráramos del hilo deduciríamos, «no soporto algo dentro de mí, quizás mi situación laboral actual.»

¿No crees que ya es hora de despertar?

Las personas tóxicas son tan tóxicas contigo como tú contigo mismo. Ni más, ni menos.

Te pongas en plan moderno o en plan clásico, al final es lo mismo. Estás echando la culpa a otros de lo que tú no tienes la intención de responsabilizarte.

Por supuesto, esto no quiere decir que te vayas a llevar siempre bien con todo el mundo, quiere decir que cuando sientas que alguien «te roba energía» sepas al menos desde dónde intervenir.

Estar cansado es sinónimo de que has estado actuando y pensando desde el ego, recuerda si quieres en este artículo la diferencia entre vivir desde el poder o desde la fuerza.

Cuando estás en la fuerza, o ego, estás agotado, pero la noticia es que no te agota nadie salvo tú mismo, a ti. Punto.

Nada externo a ti te puede hacer bien ni mal. Nada.

El estado natural debería ser un estado de energía plena y cuando nos sentimos cansados en exceso tras haber estado con alguien, si eres capaz de parar y reflexionar si realmente estabas haciendo lo que querías hacer, te darás cuenta de tu falta de coherencia al respecto.

Es muy fácil ser equilibrados y amigables cuando nadie nos «remueve» emociones dentro de nosotros.

Estas personas que creemos que urge alejar de nuestra vida, son lo que podemos considerar maestros que encontramos en el camino, que nos muestran lo que debemos sacar a la luz para poder dejar ir, perdonar, curar o simplemente ver.

Fíjate que más bien deberíamos estar agradecidos de haberlos encontrado, porque seguro que nos van a hacer crecer. Luego, por supuesto, nadie tiene que estar cerca de alguien si así no lo siente, pero ya será por otras cuestiones, no por miedo a que me haga algo a mi campo energético o me ensucie el áurea.

Mi principal foco es que comprendas que eres libre siempre. Solo escribirlo me hace sonreír. ¡Libre! 

Y dentro de esta libertad no te has de permitir que nadie te cuente que tu vida sería mejor si esto o lo otro de fuera de ti, no estuvieran presentes. No es así.

Yo te invito  a que hagas una lista de todas las “personas tóxicas” de tu vida y trates de ver qué pasa realmente con ellos.

Pueden ocurrir varias cosas:

  • Que la relación (de lo que sea) necesite un cambio, un alejamiento, un descanso y lo estés forzando, de manera que no eres coherente con respecto a la misma.
  • Que te esté haciendo de espejo de algo dentro de ti que no eres capaz de ver de otro modo.
  • Que te esté «zarandeando» para que des un giro inminente a tu vida.
  • … Infinitas posibilidades.

La válida es la que para ti lo es.

Pero este es mi paradigma, no me tienes que creer, ni mucho menos.

Cada uno tiene que guiarse por lo que con él resuena.

Desde mi paradigma te digo que la felicidad es saber que tú eres igual de pleno sean cuales sean las circunstancias externas a ti. 

Reduciéndolo a  lo sencillo, cada vez que crees que tú no puedes elegir tu bienestar interno, te estás poniendo el disfraz de víctima y este argumento te deja muy poco margen de actuación, además… ya está muy oído.

«El hombre nace libre, responsable y sin excusas.» Jean Paul Sartre

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de proyectos de Luz.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

35 comentarios

  1. En primer lugar gracias por recordarme esto ….y segundo…decir la gran verdad que hay aquí. ..La felicidad y .alegría del alma están dentro de nosotros mismos …somos tan libres y capaces de elegir por donde ir …y la “toxicidad” de alguien es nuestra mejor maestra…sólo esta allí para que superemos algo y seamos mejores…

  2. Bueno, estoy de acuerdo en todo, pero a veces estoy con alguien totalmente desconocido, que esta siendo amable y no existe una situacion incomoda ni nada y siento como me voy agotando de golpe y lo siento literalmente enchado en mi estomago. Cuando soy consciente y decido pararlo, realmente cesa. Me ocurre de siempre, antes de internet y la.new age.

  3. Totalmente de acuerdo con todo lo que has escrito….cuando uno está despierto percibe antes a este tipo de personas tóxicas, y lo que yo hago es protegerme, y mirarme dentro. Lo importante es no perder el estado de plenitud.

  4. Hay una parte del post que estoy de acuerdo y otra parte que no. Decir que no existe gente tóxica es cómo decir que no existe el cambio climático.
    Creo que no hay que confundir “la velocidad con el tocino”.
    Estoy completamente de acuerdo que como seres humanos y adultos, somos completamente responsables de todo lo que nos sucede, ya que individualmente somos personas libres en nuestras maneras de gestionar las situaciones, sobre todo emocionales. Pero de ahí a decir que no existen personas toxicas, ya no estoy tan de acuerdo.
    En el mundo existen personas, que debido a sus experiencias vitales negativas, no son capaces o no disponen de los recursos emocionales suficientes o mejor dicho disponen de los recursos pero no saben utilitzarlos, que hacen que en su mochila personal sea un lastre para ellas mismas y esto les puede ocasionar ciertas dificultades en su modo de relacionarse con los demás y si resulta que topan con una persona vulnerable, pues la situación puede tornarse toxica para la otra persona. Hay dos libros altamente recomendables que dan una amplia visión sobre este tema “‘AMORES ALTAMENTE PELIGROSOS'(Walter Riso) y el post Walter Riso: “El amor tóxico es un problema de salud pública”(http://www.infosalus.com/actualidad/noticia-walter-riso-amor-toxico-problema-salud-publica-20080516121532.html) y un gran libro que publicó recientemente ” Maravillosamente imperfecto, escandalosamente feliz”.
    Son dos publicaciones que desde la gran experiencia clínica y profesional del sr. Riso y de su maravillosa manera de relatar, creo en mi humilde opinión, que da una gran claridad respecto a estos temas.
    A pesar que no estoy de acuerdo con tu paradigma, gracias por tu post.
    Saludos y Feliz Año a tod@s!

      1. Gracias a ti por responder. !! Saludos!!

        “El infortunio pone a prueba a los amigos y descubre a los enemigos.”
        -Epiceto de Frigia-

        “Aléjate de las personas tóxicas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicios sobre los demás. Si alguien busca un bote para echar su basura, procura que no sea tu mente.” -Dalai Lama-

        “Ningún pesimista ha descubierto nunca el secreto de las estrellas, o navegado hacia una tierra sin descubrir, o abierto una nueva esperanza en el corazón humano.”
        -Hellen Keller-

  5. Cuando terminé el primer párrafo creí que la nota era sarcástica.

    Denuncia que esta terminología es propio de lo new age, para luego proponer que la solución esta dentro nuestro, que nada externo a nosotros puede hacernos bien ni mal, que siempre estamos libres, que nosotros decidimos qué nos hace mal, etc. Verborragia de autoayuda pura.

  6. Pues no, señorita, se equivoca. La gente tóxica SI que existe. Los chantajistas emocionales existen. Las madres que merman la autoestima de sus hijos no deseados a base de golpes y vejaciones existen. Las personas que se basan en la mentira y el engaño para hacer que otra persona dude de su cordura existen. Los maltratadores existen. Los hijos de puta existen. A lo mejor es que no has tenido la suerte o la desgracia de convivir con un@, pero haberlos, haylos.

    1. ¡Hola! Lo primero, mil gracias por tu lectura y por haberte tomado las molestias de dejar tus reflexiones aquí. Hay mucha gente que nos equivocamos, una y otra vez, los unos con los otros, pero el que alguien sea o no tóxico para ti, solo depende de ti. Eso es libertad. Te deseo de Corazón que liberes todo ese dolor. Un abrazo fuerte.

  7. Hola. Muy de acuerdo contigo. Gracias por este post. Creo que es cruel tildar o etiquetar a alguien de tóxico aunque yo me di cuenta tarde. Me pregunto qué le gustaría hacer a la gente “normal” que llama a la gente con un mal día, con un trastorno, una enfermedad, etc como”tóxica”…¿Mandarlas a un edificio aislado? ¿La pena de muerte? ¿A la cárcel? ¿Exterminarlas? Qué utópico todo. Es como si solo importara el “YO” y el resto no mereciera enmendarse, mejorar, socializar, mezclarse con la gente…¿aislamos? ¿Discriminamos?Entonces ¿para qué existe la psicología? ¿Las terapias y los tratamientos de personas con trastornos? ¿La ayuda? Todos podemos mejorar la conducta. Nos está quedando unos años de “modernismo y positividad violenta” individualista y egoista de risa, en los que no importa en absoluto la convivencia, la mejora humana ni la situación del otro. Una comunidad fría de confeti muy volátil que se preocupa solo en el postureo, castigando a toda costa el trato humano y las diferencias entre nosotros. Abogando solo por el beneficio instantáneo, del yo, mí, me, me siento y TU aparta importa lo mío no lo del 80%…Y esto es lo que pasa cuando se usa mal un término y se vuelve popular: se entiende mal y fuera de contexto, entramos a etiquetar sin valorar y SIN OFRECER sino atacar. U.U Hace falta más psicología y ciencia, y menos libros de autoayuda. Más terapia y menos prozac. Más compromiso y menos individualismo. Más oportunidades y menos trabas…trabas…Un abrazo 🙂 y feliz año.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.