Hace tiempo entendí algo (algo que no he parado de «trabajarme» ni pararé). Entendí que el Universo tiene siempre una única respuesta para nuestros deseos, y es «sí». Le pidas lo que le pidas, siempre te da el «sí».

También comprendí que el Universo no juzga, es decir, que solo busca regalarnos aquello que queremos. Lo hace con inocencia y respondiendo únicamente a lo que de VERDAD emitimos. Y digo de VERDAD porque la manera de comunicarnos con ello, es sintiendo. Y ante esto, no hay posibilidad de fingir ni disimular. O se siente o no se siente. 

La buena (buenísima noticia) de otra de las maravillas de esta época es que la alta frecuencia, la que deriva del Amor, se está extendiendo y contagiando con incalculable velocidad, y esto es algo absoluto. Sin recovecos ni puntos ocultos. Cuando sucede, sucede. No hay marcha atrás. Cuando ves, ves. Y desde este estado vibracional, lo que «el Universo concede» es pura genialidad. 

En definitiva, la respuesta del Universo es sí siempre, porque ¡el Universo solo nos quiere complacer! ¿Qué te parece? ¿mola o no?

Ahora estamos muy, muy cerca de esta fuente de recursos infinitos cuya respuesta siempre es a nuestro favor. Solo hay que recordar que NO JUZGA lo que sentimos. Nos da LO QUE EMITIMOS. Lo especial de esta época es que ahora es «dicho y hecho». Va muy, muy rápido, ¡date cuenta de ello!

Si por ejemplo lo que emitimos es dicha, cada vez nos va a dar más motivos para estar en dicha. Si emitimos alegría, cada vez nos dará más situaciones de alegría. ¡¡Ojo!!, al contrario igual… ¡atención aquí!

Cuando nuestros pensamientos están alienados con aquello que sentimos y son conscientes, nuestra capacidad de conexión con la fuente y, por lo tanto, de creación al detalle, se multiplica exponencialmente. Es una destreza que se puede ir perfeccionando y jugando con ella. ¡Esto es lo más bonito de todo! Cuando nos damos cuenta de que tenemos la capacidad de conectar con el Universo y crear nuestra propia realidad diaria. De aquí se derivan varios de los ataques de dicha más potentes que he vivido últimamente.  

En cuanto a esto, yo no sé si alguna vez dejará de crecer porque cuando pienso que he experimentado un amor insuperable, me abruma otro más grande, y cuando creo que no puedo tener más dicha, llega otra ola. Son momentos muy bestias, místicos diría, que te hacen llorar de wow! Llorar de belleza, si es que esto tiene sentido… Llorar y reír a la vez, por no poder sostener tanto. ¡Todo un viaje! y muy chulo, la verdad.

En cada momentum, damos un paso más hacia nuestra esencia. Y permitir que suceda, es el flipe de los flipes.

He entrado en el 2021 con una paz indescriptible. El final del 2020 fue una revolución energética que casi no podía mantener. Recibimos un chorro de luz magnífico que me ha dejado en este estado que saboreo bien, intentando no perder ni uno de sus matices, sin más. 

A veces siento que vamos evolucionando a saltos cuánticos y avanzamos vidas, en instantes. Y el salto de los últimos tiempos ha sido espectacular. 

Como ya compartía en mis anteriores entradas al blog, intuyo que uno de los grandes súper poderes que perfeccionaremos en este siguiente periodo, será el de tomar plena consciencia de nuestro capacidad de creación. Lo intuyo más que nada porque de un tiempo a esta parte, el volumen de la comprensión que tenía por este fenómeno, ¡ha subido que no veas! Sé que va por ahí… 

Entonces, si la respuesta siempre es SI, (y esto es algo que no digo yo, obviamente, es algo que se repite y que está claro en el momento que se toma consciencia), aquí te dejo algunas maneras de mejorar la técnica, para que el SI, sea pleno y divertido: 

  • Escribir los pensamientos. Los pensamientos no tienen tanto poder como los sentimientos, pero a base de repetirlos, se convierten en vibración. Tomarnos un rato al día para escribir todo lo que nos pasa por la cabecita, nos ayuda a ver. Y al leerlos en alto, quizás nos ayude incluso a transformar en absurdo todo el ruido mental que nos está bloqueando. Es mentira. Todo lo que pasa por la cabeza y hace ruido, es mentira (me río al escribirlo), pero es verdad, es verdad que es MENTIRA 😀 No te creas nada de lo que cotorrea tu mente. 
  • (¡Va de nuevo! lo siento pero es que no hay más). Elevar nuestra energía. Si la respuesta del Universo es sí a lo que sentimos, siente a lo grande, ¿no? Ya no hay tiempo para divagar, es tiempo de experimentar. Dedícate a subir tu frecuencia, sí o sí. Y si te cuesta, ¡más ahínco! No hay nada externo a ti que pueda ayudarte a ello. Tu frecuencia la elevas o la bajas tú. 
  • Y como estamos de pedidos al universo, ¡pide! Diseña o plasma como más te apetezca eso que quieres co-crear con la fuente. Dale forma. Bájalo a Tierra. Y lo más importante, conviértete en la persona que atraerá eso, ya que es imposible atraer por ejemplo amor, si no te amas tú. Es todo desde dentro, sin excepción. Recuerda que la respuesta que tendrás será siempre SI. 

Lo que más me gusta a mí es jugar con nuestro potencial. Comprobar hasta dónde somos capaces de llegar. Avanzar cada día un poquito más en todo este misterio de VIVIR.

Siempre me he imaginado que el alma es un ser juguetón que solo quiere disfrutar y recordar su procedencia. Viendo estos días la película de Soul de Disney y Pixar, me reafirmaba este sentir (es una joya, por cierto). 

Somos porciones de un universo que se experimenta a través nuestra, solo eso. Nada es tan importante, ni nada es tan relevante por estos lares 🙂 Hemos venido a dar lo mejor, y basta.

Y tenemos un Universo enterito a nuestra disposición, así como suena. Un universo que nos ama tanto que a todo nos dice que sí… Ahora, lo que pidamos, emitamos o decretemos… es cosa nuestra… La respuesta seguirá siendo la misma… ¡Atención! 😉

*****

Si quieres seguir leyendo… Aquí tienes:

La leyenda del dharma

Gracias, 2020

Multiverso y elección