Pensamos que los mensajes del Corazón tienen que ser necesariamente dulces, y no es cierto. 

Los mensajes del Corazón a veces son duros, directos e irreverentes en apariencia, pero son siempre Verdad. Vengan de la manera que vengan y a través de cualquier escenario, el que sea.

Creemos que los mensajes del Corazón son blandos, inconsistentes o manipulables, pero son fuertes, firmes e inamovibles. Porque cuando se trata del Corazón, la base es segura, no hay error. 

Cuando el mensaje es desde el Corazón, no hay miedo al juicio, porque vuela muy por encima de toda esa locura. 

Los mensajes del Corazón no usan adornos, condescendencias o convencionalismos para agradar o pretenderlo. No, eso no es Corazón. Y es fácil equivocarse, ¡atención!

Desde el Corazón sabes que todo es perfecto para todas personas implicadas al margen de cómo se reciba. Eso más bien, importa poco o nada. Lo que cuenta es saber que si se tiene la paciencia y la confianza suficiente, ocurre lo que nadie ni siquiera imagina. La magia se hace paso. 

Y por supuesto, el Corazón te quiere a ti en la fórmula del Amor, ¿qué sentido tiene si no? 

El Corazón nos habla de Amor desde dentro hacia fuera, pero desde dentro, no lo olvides.

Y la Vida generosa, que fluye a través de tu pecho, te proporciona todo lo que necesitas para posicionarte en el lugar divino que te corresponde, ni más ni menos. Divino, sí. 

Personas, situaciones que se repiten… forman parte de la misma escuela. La escuela de tu despertar. 

El Corazón te invita a que te hables a través de los demás. A que te posiciones, a que rompas con patrones, a que reescribas tu pasado y liberes tu presente. 

¿Cómo sabes que es el Corazón quien te habla?

Porque te da Paz. Sea cual sea su respuesta, su llamada o su decisión, es Paz lo que sientes al ejecutarla. La Paz que da la Valentía de haberte dejado guiar, con todas las consecuencias (consecuencias siempre maravillosas, por cierto). 

¿Cómo se le escucha?

En silencio. Es una obviedad, sabías que era eso lo que te iba a decir, estoy segura, porque estás recibiendo esta premisa por todas partes, soy consciente de ello. No hay libro, charla o vídeo de estos temas que no te hable de la importancia del Silencio. No es ningún secreto.

¿Pero lo practicas? ¿Practicas el silencio? ¿Te escuchas? ¿Te atreves? 

En silencio, la mente se calla, después de un rato (más o menos largo) la mente se calla.

Entonces el Corazón habla.

Sus mensajes son claros, directos y sin desorden mental.

Es un latir. Y debe tomarse al vuelo. 

Lo dice, no lo grita ni lo exige, solo lo dice.

Y tú, si quieres lo aceptas.

Pero solo es si quieres, porque recuerda que tienes libre albedrío.

De la misma manera puedes decidir no aceptar su palabra y andar el camino del miedo.

Y también es válido.

Tú decides siempre.

Ahí está la Gracia. 

(Sin embargo no hay color, te lo aseguro… así que desde el Corazón te digo, elige bien y elige pronto. El cuento cambia).