Hablamos mucho de nuestra luz y se habla poco de nuestra sombra. Y el tema es que no por no hablar de ello, deja de existir. Además, ignorar la sombra es permitir que nos domine.

Hoy te comparto cómo he descubierto que se puede usar a nuestro favor. 

La verdad es que el objetivo del juego es permanecer en la luz el máximo tiempo posible. Es en la luz dónde verdaderamente se haya la paz interior y la claridad de visión. Sin embargo, por aquí, la sombra es inevitable, y además no se debe evitar.

Creo que no se aprende a manejar de manera sencilla. Yo, esto que te comparto hoy, he estado observándolo y tratando de entender hace años, y ahora creo que lo tengo «un poco» mejor asimilado. Un poco.  

Lo compartía ayer en el audio que llamé «sincronías abundantes». En el estado de conciencia en el que nos movemos y que se ha desplegado por completo, tenemos una facilidad mucho mayor para ver nuestro interior sin engancharnos a él. Y por lo tanto, somos más libres a la hora de actuar y relacionarnos en nuestro entorno. 

Pero la sombra sigue existiendo. Solo hace daño cuando se ignora o se esconde. Por eso hoy te traigo la forma en la que podemos liberarla y además, lograr que nos impulse y beneficie. 

Recuerdo las primeras veces en las que empecé a ser consciente de parte de ella. Lo primero que comencé a notar es que todas esas emociones que había estado guardando hace años, liberaban una energía muy poderosa. En aquel primer momento, de lo único que me encargaba era de tratar de gestionarla de manera consciente, y hacer que saliera de mí lo más pronto posible. 

Con el tiempo me di cuenta de que toda la energía trae la sombra, no debe ser desperdiciada y que debía estar para algo, es decir, no solo para liberarla, sino para usarla a nuestro favor.

Lo que empecé a hacer fue a decretar dentro de mí «que toda esta energía venga para mi mayor bien». Eso me ayudaba, pero me seguía ayudando a liberarla sin hacer un uso muy productivo de ella, o mucho menos de lo que lo puedo lograr en estos momentos. Era como que deseaba que sucediera, pero no era yo quién hacía que sucediera. 

Ahora es por completo diferente. Ahora he comprobado que cuando la energía de la sombra sale, no es «para nada», ni es solo para liberarla, es porque trae el impulso justo que necesitamos para la situación concreta que tengamos en ese momento. 

A ver si sé explicarme bien. 

Lo que he visto es que las emociones que ocultan la sombra están todas para algo y son necesarias si se usan para nuestro beneficio y crecimiento. 

Si somos capaces de direccionar su energía, habrán hecho su cometido y a la vez se habrán liberado. Y direccionar su energía es saberla usar sin llevárnoslo a lo personal, ni impregnarnos de ello. Hacerlo para, por ejemplo, posicionarnos en una situación en el lugar que nos corresponde. 

Es una sensación interior de mucho poder y de gestión sana de todo este fuego que a veces se enciende en todas las personas. Fuego necesario por estos lares, por cierto. 

El caso es que al ego hay que saberlo usar. A veces, hay que sacarlo y ponerlo a trabajar a favor nuestro. Y creo que ni se le puede eliminar ni nada parecido, porque para ello tendríamos que irnos a vivir a una isla desierta para poder lograrlo. El ego, mientras haya dos personas, va a dar la lata. De lo que se trata es de tener un ego sano y a nuestro servicio, para usarlo cuando lo necesitemos. 

El ego nos puede servir como herramienta de mucho valor por aquí, solo tenemos que saber cómo manejarnos con él. Y esto, según lo voy entiendo ahora, tiene que ver con la sombra, sus emociones y la energía que despliegan. 

Todo es energía y toda energía, si se conoce y se entiende, puede ser usada para nuestro crecimiento y expansión. 

Hoy he escuchado una frase de Tim Grover (crack!) que me ha fascinado (con quien además he tenido la fortuna increíble de comunicarme un par de veces estos días. Lo cual no deja de alucinarme por cómo nos favorece todo, en todo momento. Pero eso es otra historia… «Sincronías de película» sería el título). De ahí toda la reflexión de lo que vengo intentando poner palabras estos días, de esta frase:

«Si el principio del día comienza a las 00.00 h de la noche, y es el comienzo del día, ¿por qué no puede significar la sombra un nuevo comienzo cada vez?». 

Desde que ha empezado 2021 ha habido un torbellino energético. Si estamos siendo conscientes de él y lo estamos sabiendo aprovechar, habremos logrado sanaciones de vidas, en solo instantes. Y parte de lo que se está asimilando en este periodo, es nuestro funcionamiento como seres energéticos.

No podemos manejar lo que se ignora. 

Por lo tanto, mi propuesta es que no ignoremos jamás a la sombra ni al ego. Que aprendamos a convivir con ellos y a aprovechar todo su potencial. Porque lo que he descubierto, por resumirlo en una frase, es que incluso esa aparente oscuridad, está colaborando como el resto de elementos, en nuestro despertar.

Es todo muy abstracto. Todo esto es muy complejo de compartir a través de palabras, porque las palabras lo acotan demasiado. Aún así, espero haber sido capaz de hacerte llegar algo de lo que he descubierto últimamente en los viajes «desde dentro» que me pego…

Son pequeñas piezas que van dando forma a un puzzle que, poco a poco, tiene cada vez más sentido…

¡Te contaré qué me traigo de mis próximas expediciones!

Si quieres leer más…

Energía de sanación

Deshacer la matrix

Un viaje «desde dentro»

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de proyectos de Luz.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.