No sabemos el nivel de nuestro alcance, hasta que no nos estiramos un poquito más allá de dónde creemos que están nuestros límites. Solo basta que una persona supere uno de esos límites que parecen imposibles, para que después lo hagan muchas más. Lo que demuestra de nuevo, que los límites son solo mentales. 

Lo que es VIDA no se puede disfrutar en toda su potencialidad, si la percibimos solo a través de nuestros cinco sentidos.

A mí me encanta «ir de puntillas», con los brazos muy estirados, para llegar siempre a lo que parece que «no se puede», porque el tiempo y la experiencia, me han enseñado que antes o después, se puede lo que sea. 

Como tenemos un condicionamiento tan fuerte y arraigado, y nos hemos educado más que mirando hacia nuestras posibilidades, hacia nuestras limitaciones, pues al principio cuesta un poco aflojar la tendencia general. 

El caso es que cualquier situación que la mente del ser humano pueda concebir, se puede lograr. Y hay maneras de eliminar esas creencias que nos dicen que somos lo que no somos. Además, esto que te comparto hoy, sirve también para salir de la caja. La famosa zona de confort y aburrimiento en la que nos auto- secuestramos una y otra vez, casi sin darnos cuenta. 

¿Te has fijado en el carácter que tiene cualquier persona que supera sus límites?

Yo llevo años estudiándolas. Me apasiona leer biografías e historias de vida de personas que han cambiado el mundo a mejor, sea como sea que lo hayan hecho. Porque superar sus límites siempre es cambiar el mundo a mejor, ya que da la posibilidad a que más gente lo haga.

Todas tienen varias cosas en común:

  • Creen por encima de todo en sí mismas a pesar de lo que les diga nadie. Es más, si lo que reciben son negativas o críticas, se empoderan más aún y esa energía que les sale del estómago, la usan a su favor. 
  • Tienen una visión clara, que quizás nadie ve, pero es más que suficiente que, quien la está creando lo haga, y no se detenga ni un momento hasta que tome forma. Desde luego, quienes han superado los límites standards, deben saber que sobre todo al principio, recibirán poco apoyo, ya que su idea será vista por el resto como algo inalcanzable o irreal. 
  • Su inercia es optimista y positiva. Se hablan siempre bien y no se auto-lamentan jamás. Con un humor negativo y de baja vibra, no se llega ni a la puerta de casa. Y como tienen claro que no hay límites que les detenga, saben automotivarse a diario para cada vez, llegar más cerca de su meta y cumplir su sueño, o su visión. 
  • Su capacidad de foco es superior a la media, porque si van a superar límites, no pueden permitir que su energía se disperse o se pierda. Saben muy bien dónde van y miran hacia allá. Saben que llegan, antes o después, pero saben que lo hacen. 
  • Su motivación para lograr ir más allá de sus límites, ha de ser algo superior a ellas. Algo que es más fuerte que sus intereses más básicos. Y, no falla tampoco, suele salir del Corazón y tiene que ver con la creatividad. Cuando la creatividad te seduce y te gana la partida, estás por completo rendida a ella y con ella, sabes que los límites se esfuman del todo. 

Y muchas más cosas…

Son esquemas que se repiten una y otra vez en cada persona que se ha superado a sí misma. Por eso, si buscas romper límites, has de saber que si sigues este mapa, llegas.

Por supuesto, como todas las personas que lo consiguen, sufrirás una enorme transformación interior en el proceso. Es la belleza de todo esto, de hecho. 

Cuando logras superar el límite, lo que más te satisface no es haberlo hecho, sino la persona en la que te has convertido para llegar a ello. 

Yo cada día trato de superarme en lo que sea. Es algo que me encanta y casi que me engancha. Como si mi alma me aplaudiera por darle un poquito más de movimiento y libertad, al haberle permitido experimentarse algo más allá de lo que había hecho hasta ahora. Es un placer interior inmenso, vaya. Además, te vas dotando de valor y crédito personal con cada límite que «te zampas». 

No tienen por qué ser cosas muy complicadas. Yo siempre digo que es más lo simbólico de todo, que el hecho en sí. 

Hoy por ejemplo, he ido a correr después de no haberlo hecho desde hace 10 años, que lo intenté y lo dejé al instante. Tenía una especie de trauma de la adolescencia, en la que me recuerdo corriendo en clase de educación física y cuando pasaban lista para ver las puntuaciones que habíamos hecho, yo nunca estaba porque tenía que ir al baño a vomitar. Precioso. Lo que logró que cuando terminé con las clases, me juré que no volvía a correr ni siquiera si perdía el autobús.

Aún así, tenía esa espinita del «no puedo» clavada, porque no es que no corriera porque me no me gustara, sino porque pensaba que no podía. Lo cual, es una soberana tontería. Un límite. 

Pues hoy ha sido el que he superado. He corrido 20 minutos por el río.

Dudaba de si podía escribir la entrada que se me ha ocurrido mientras lo hacía, porque me cuesta mover hasta los dedos de las manos (hay que ver lo que cansa correr), pero te puedo asegurar que es satisfacción pura mandar a paseo a los «no puedos» internos, y cada día, superar lo que sea que debas superar. ¿A qué hemos venido aquí si no, dime?

El de hoy ha sido insignificante comparado con otros que me marco, pero todos ellos, me ayudan a llegar dónde me proponga. Somos seres extraordinarios. No me cansaré de repetirlo.

Yo sé que lo que digo y hago, es menos atractivo para la mayoría que leer y ver temas derivados del miedo, lo asumo. Me da igual. Porque sé que no tengo límite de ningún tipo, (tú tampoco lo tienes). Y sé dónde voy. Y mira lo que te digo, llegará el día en el que el miedo no venda, y el Amor sea lo único que brille. Pero eso, lo veo yo y unas cuantas personas más repartidas por el mundo, que por ahora, me bastan. Y si eres tú una de ellas, gracias de corazón y a seguir 🙂

*******

Si quieres leer más…

El ser humano es extraordinario

El poder del foco

El entusiasmo como guía

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de proyectos de Luz.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

4 comentarios

  1. ¡Buen día, Beatriz!

    Pues no puedo estar más de acuerdo con lo que expones en este artículo. Es que por ejemplo, me considero una persona muy competitiva que ni a las canicas quiere perder. Pero se me encendió la luz un buen día y me di cuenta de que la competición no se encuentra fuera, sino dentro de uno/amismo/a.

    Y desde ese momento, aquí estoy, más empoderada y más creyente en mi propia fe: conseguir todo aquello que me proponga, o esto es, seguir mi propio camino sin miedo ni restricciones extra.

    De lo contrario, solo estaría teniendo vergüenza hasta de mí sombra y eso acaba generando únicamente toda suerte de malestares.

    Hubo un tiempo en que necesitaba ayuda para caminar e incluso asearme simplemente. Hoy, echo un vistazo atrás y no puedo más que sentir un inmenso orgullo por el trabajo llevado a cabo de un tiempo a esta parte, lo que me demuestra que si no terminamos haciendo algo es porque no queremos, porque nos da miedo ver y confirmar cuán poderosos somos.

    Concluyendo: no tengamos miedo a nuestra propia luz pues es ella la que disipa las tinieblas imaginarias con que hemos cubierto nuestro camino.

    ¡¡Que tengas un feliz e ilimitado jueves, Beatriz!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.