Hay una teoría que plantea la idea del multiverso, es decir, sobre la existencia de más de un universo en el que se dan infinitas versiones de nuestra realidad, todas diferentes y todas reales a la vez. 

Einstein decía que así como consideres que es tu universo, tu universo se te mostrará y será cierto para ti. 

Cada día, cada instante, estoy más convencida de esta afirmación. 

Por la mañana, según abro los ojos, soy consciente de las infinitas posibilidades que se me abren en este probable multiverso. Doy las gracias al día amable que comienza. Doy las gracias por cada persona con la que me cruzo con la que de una manera u otra, me relaciono. También las doy por las sincronías y la alegría que experimento, la colaboración que hallo en cada encuentro, y por el amor que me rodea. Agradezco la luz de mi camino y la buena fortuna que se crea en cada paso. La abundancia infinita del plantea, y la prosperidad que experimento en mi vida… Y después, voy entrando en el universo que he abierto conscientemente, y en presente. 

Si, por lo que sea, el universo amable se convierte en hostil, reviso, escribo, paseo, suelto, medito, respiro…  Regreso a mi centro tan pronto como me sea posible. Y vuelvo a llamar a la puerta de mi universo amable, que sé que siempre está a un instante de mí. 

Esta mañana me despertaba muy temprano, de manera natural. Me ha apetecido mucho salir fuera, estaba amaneciendo. He dado un paseo por la calle principal de por aquí. Empezaba la jornada. Había mucha vida ya, y eso que era casi de noche aún. Observando a la gente, me venía esto que te comparto. Cada persona lleva su propio universo consigo, su propio mundo y quizás esta sea mi manera de interpretar la teoría del multiverso. 

Todos los días, cuando nos ponemos en marcha, entramos en un plano que hemos elegido previamente, con consciencia o no de ello, pero lo hemos seleccionado, y a partir de ahí, comenzamos a experimentar. 

Cambiar «la realidad» de tu universo y entrar en la infinitud del multiverso es tan sencillo como ajustar la frecuencia que se emite. Suma también atreverse a creer que tu escenario puede ser todo lo magnífico y divertido que te propongas. 

Para cada persona es real aquello que vive cada día. Y en parte es así, el matiz es que se puede cambiar el escenario si se desea, solo hay que tener la intención de ello. 

Hoy, en sesiones individuales, lo hemos hablado varias veces. Tener una experiencia que nos bloquea, por lo que sea, es una gran oportunidad para trascendernos. Es el reto para liberar o para cambiar la energía. El caso es que el poder es exclusivamente nuestro. 

¿No me digas que no te da cierto regusto pensarlo? 

Saber que tú puedes crear tu propio universo dentro de este multiverso en el que todas tus versiones coexisten. Puedes elegir aquella realidad que más dicha te produzca, o al menos aquella a la que te permitas llegar ahora. 

Es probable que no lo logremos ni a la primera ni a la quinta, pero a base de insistir y persistir, se consigue. 

Y cada vez… cada vez es más sencillo y ligero. Porque en cada ocasión te asusta menos el escenario. Tienes la certeza de que, si no te gusta, basta volver «a casa» a reajustar aquello que se te había escapado.

Como le decía a una persona en sesión hace un rato; es tener la actitud de estar en la escuela aprendiendo a ser divinidad en acción. Si una lección por cualquier motivo, no te sale, se repite y punto. Sin drama, sin exigencias y sin esperar ningún resultado, sencillamente con la intención de superarte y expresarte en tu máximo potencial, siempre. 

Hace años que decreto que vivo en un universo amable. He hecho el pino puente con las orejas cada vez que me he salido de él. He usado todas las vías que se me ocurrían, para volver a mi realidad molona. 

Yo no sé si hay un multiverso o si son muchas dimensiones en un punto… porque quizás sea lo mismo con diferente terminología. El caso es que debería empezar a cuantificar y clasificar todo lo que vivo a diario y lo que viven todas aquellas personas a las que acompaño, porque empieza a tener un peso que sería suficiente para no dudar jamas de ciertas teorías.

Algunas cosas las sé seguro:

  • Tenemos elección. 
  • Nuestra vibración marca la diferencia. 
  • Nada es lo que parece. 

Estamos ascendiendo mucho y muy rápido, por lo que es más sencillo que nunca crearse, de este multiverso, nuestro propio universo amable. 

Tenemos la capacidad de diseñar nuestra vida con detalle y verla materializándose tal cual, e incluso mejor. 

Y si no nos gusta, ya sabemos; volver al hogar, revisar la lección pendiente y reajustar coordenadas con detalle, a lo grande y sin miedo 😉

*****

Estos temas están relacionados con lo que acabas de leer:

El poder de la gratitud

Abrirnos a otra dimensión

El poder de decretar