Tal y cómo compartía esta mañana en Instagram, que no seamos conscientes de nuestro cuerpo energético, no quiere decir que no nos afecte su estado de salud. 

El nivel energético global ha ascendido desorbitadamente en el último año y medio, pero es que en lo que llevamos de 2021, el salto ha sido bestial. Y todo lo que no vibra con la frecuencia de lo que ya hay desplegado, se está liberando, limpiando y deshaciendo. 

Este proceso, puede parecer una pesadilla si no se lee desde el punto de vista evolutivo y de elevación energética que sentimos y compartimos cada vez más personas, porque no comprenderemos nada y, por lo tanto, no iremos a favor de nuestro propio crecimiento y resonancia con la vibración planetaria, sino que trataremos de seguir enganchándonos a patrones, emociones, pensamientos y vibraciones anteriores. Sin conseguir fundirnos con lo que ya está aquí. Con el malestar y la confusión que eso nos provoca. 

Ahora más que nunca, debemos prestar mucha atención a nuestra propia energía y aprender a cuidar de ella, para poder seguir avanzando y creciendo en este periodo tan increíble que atravesamos. 

Hoy te voy a contar algunas de las maneras que pueden ayudarte a equilibrarte desde dentro y disfrutar de este interesante proceso que compartimos todo el mundo, y además, de la misma manera. Partiendo de la base de que somos energía y es la energía la responsable de crear la materia que nos rodea. Además, poniendo atención en el cuidado del cuerpo energético, estaremos cuidando también el resto de cuerpos que nos componen y que nos acompañan. Notando beneficios que no podremos describir y agudizando sentidos que teníamos adormecidos. 

Casi todo lo que te comparto en este artículo, ya me lo habrás leído y escuchado mil veces. Porque, corazón, ¡es que se trata siempre de lo mismo! pero a veces, hay que repetir y repetir ciertos conceptos hasta que se aceptan, y a mí a testarudez ya sabes me ganan pocas personas. Si hay que insistir, ¡pues se insiste! 

Allá va con lo que me funciona para cuidar mi cuerpo energético…

  • Todos los días me guardo ratos de silencio de calidad, es decir, en silencio podemos estar pero puede ser poco nutritivo, o nada. Con silencio me refiero a ese silencio increíble y magnífico que nos hace entrar en un estado de paz del que no queremos volver, o que al menos queremos que se nos grabe para siempre en todas nuestras células. Para ello, si está a mi alcance, me voy a un espacio con naturaleza. Pueden bastar unos minutos, no hace falta más para llegar a ese lugar en el que todo se equilibra. 
  • Me rodeo de personas, conversaciones, y espacios positivos, alegres, optimistas, de corazón… con buena onda, ¡ya sabes! He descubierto de manera muy fina lo que nos puede afectar la negatividad y las conversaciones de bajo nivel a nuestra energía. Cuando elevamos nuestra vibración y estamos en contacto con nuestro cuerpo energético somos muy sensibles a todo lo que resuena y lo que no, y debemos priorizar lo que sentimos en todo momento. Creer en ello y seguirlo. Es casi imposible soportar (de peso) lo que no nos nutre. 
  • Medito a diario. (Te lo he dicho millones de veces, ¡ya! Millón + 1) La meditación es la clave en estos tiempos. Es una obviedad tan grande que no puedo parar de repetirlo por todas las vías que me encuentres. Meditar nos hace ir directamente a la fuente en la que el cuerpo energético, sana y se fortalece. Tampoco tenemos que ser grandes profesionales del tema. Basta respirar con tranquilidad, cerrar los ojos y tratar de posicionarnos en el puesto de quién observa los pensamientos. Y practicar esto tan sencillo varias veces al día. Porque con este hábito, estaremos reuniendo nuestra energía dispersa y poniendo orden y armonía en nuestro interior, y salud en el cuerpo energético, que es de lo que va hoy el tema. 
  • Bebo mucho agua. La energía se comunica y mueve a través de los líquidos. Necesitamos beber agua en grandes cantidades, y más ahora. Dos o tres litros al día nos ayudan a tener claridad, fluidez y la energía circulando cómo debe. 
  • Por supuesto, sé que yo sola no puedo con todo, nadie puede. Así que cuando tengo que pedir ayuda para que mi cuerpo energético esté en orden, la pido. Hay muchos profesionales dispuestos a echarnos una mano. Y los profesionales de estos temas, también necesitamos otros profesionales de estos temas 🙂 Hoy por ejemplo, he recibido una sesión de reiki con masaje ayurvédico. Fantástico y muy recomendable. Me ha dejado los chacras a «puntito de caramelo». 
  • Respeto mis descansos y mi tiempo para dormir. Ahora mismo, es tanto lo que se está moviendo, que tenemos que prestar atención a cuándo el cuerpo físico nos pide relax, y quizás reposarlo un poco más de lo acostumbrado. Y por supuesto, que nuestro tiempo de sueño sea por completo reparador y limpio. 

Todo lo que ocurre ahora mismo en el mundo, nos afecta mucho y con intensidad. Aunque pensemos que no, existe una conexión entre cada ser del planeta y lo que más nos puede ayudar a nivel individual y colectivo, es tener un cuerpo energético sano. 

Ya has visto que ni es complicado, ni se necesitan hacer grandes filigranas para lograrlo. Solo, eso sí, se requiere saber que es lo prioritario y tratarlo cómo tal. Y lo demás, pues como siempre te digo… viene solo…

**********

Si quieres leer más…

¿Cuánto inviertes en tu alma?

El mayor beneficio de la meditación en grupo

Relaciones de corazón

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de proyectos de Luz.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

4 comentarios

  1. jefa mil gracias por no cesar de animarnos, de darnos fuerza y herramientas, claves … que nos ayudan a cuidarnos el cuerpo y el corazón.

    feliz dia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.