Se trata de dar siempre «un poco más». El paso extra como hábito. 

Un paso extra quiere decir si estás en el gimnasio y tienes que hacer 10 repeticiones de un ejercicio, realizas 11. Que cuando pienses que has acabado de trabajar, mandes un mail más, hagas una última gestión. Si estás leyendo y has llegado a tus 40 minutos diarios, te lees un par de páginas de regalo. 

¿Es mucho? No, es un paso extra. En principio inapreciable, pero en realidad toda una intención que marca la diferencia. 

Con el paso extra estamos decretando cuál es nuestra dirección y que tenemos fuerza para conseguir nuestros objetivos. Estamos marcando distancia con la versión nuestra que pretendemos mejorar. La sensación que generamos es «lo he conseguido de sobra». Observa lo que cambia a «he llegado por los pelos». 

Un paso extra es una actitud que, una vez adquirida como hábito, se va expandiendo a toda nuestras acciones diarias.

El ser humano, para sentirse motivado en cualquiera sea su cometido, debe tener la sensación de mejora y crecimiento constante. El paso extra, además de todo lo anterior, también nos deja la experiencia de habernos estirado un poco más.

Adquirir hábitos que nos hagan superarnos quiere decir que cada vez que nos pongamos con ellos, tendremos que lidiar una batalla con una voz que tienes tú y tengo yo, que nos pretende obligar a abandonar la tarea. Verás cómo te suena: 

  • «No vayas al gimnasio, total ya fuiste ayer». 
  • «Hoy has dormido poco, no hace falta que leas». 
  • «No hagas la cama, que no te da tiempo». 

Hacer el paso extra es como mandar callar a esa voz con argumentos con los que se debe callar -por un rato más largo de lo normal-.

Sería algo así:

«¿Qué no voy al gimnasio? Te voy a dar una más de cada». 

Y con el resto, lo mismo. 

La lucha es contigo. El enemigo eres tú, y esta es la manera de tener al enemigo «un poco más domado». Como hábito, ganar esa batalla dando ese paso extra, es una estrategia que funciona si lo que pretendemos es avanzar. 

Es estimulante y muchas de las veces supone un reto. Un reto con el que, al ganarse sí o sí, añades seguridad en ti, mejora de autoestima, sensación de logro y control sobre tu interior. 

La propuesta es que desde que te levantes, lleves esa actitud en todo lo que vayas realizando. Recuerda que no se trata de hacer grandes movimientos, sino pequeños, constantes y con intención. 

El día lo podemos convertir en una jornada llena de victorias, si mantenemos esta sencilla manera de relacionarnos con nuestras tareas. 

Gracias por compartir

Sobre la autora

Iba a decir «escritora» pero en realidad me considero sencillamente adicta a la creatividad y a la necesidad de expresarme. Y escribiendo, sacio bien estos impulsos. Otra de mis adicciones es que todas las personas conozcan su poder interior. Y juntas mis adiciones, hacen muy buena combinación. Melómana sin remedio. Gran fan y acompañante de la meditación en grupo. Y coach de superación personal y laboral.

MI VISIÓN
Un mundo de personas despiertas y conscientes viviendo en armonía.

MI MISIÓN
Que todas las personas del planeta descubran la dicha de vivir desde su propósito y lo pongan al servicio.

Estoy en transformación constante y en estos hitos me encuentro hoy. Mañana ¿quién sabe?

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos vemos en la newsletter?


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies.