Rompe. No pongas excusas.

No eches la culpa al tiempo, a tus hijos, a tu condición económica, a la situación social, a las circunstancias políticas, a tu salud, a tu género, a tu raza, a tu jefe, a tu cultura, a tu familia, a tus amigos, a tus enemigos, a tu pareja, a tus “ex”, a tu edad.

Tu cambio no depende de eso. Depende de las ganas que tengas de tomar las riendas de tu vida, de la valentía de salirse del victimismo, de saber que nada externo a ti puede perturbarte jamás si tú y sólo tú, eres capaz de aceptarlo y trascenderlo.

Todo conflicto, sea del tipo que sea, llega para que realicemos un aprendizaje perfecto. Hecho a medida para nosotros.

¿Pero quieres de verdad que esto ocurra? ¿deseas de verdad que no haya nada ni nadie a quien que culpar? o por el contrario ¿prefieres la recompensa escasa del sabor del “ay pobre de mí”?

Yo no veo más que gente válida y muy poderosa que seria capaz de llegar donde se propusiese, pero están atrapados en sus propias mentes.

Nada realmente te limita excepto tú mismo. Es tan cierto como demostrable. ¿Cuándo te lo vas a creer?

Nunca hagas nada con miedo, pero no dejes ni un minuto de hacer. Da lo pasos que tu conciencia puedan dar, pero avanza. El miedo se pasa con la acción.

La vida está deseando demostrarte quién eres, pero no le dejas paso. 

Hay veces que me reconozco muy dura o directa en mis argumentos y explicaciones, pero existen momentos en los que se necesitan algunos “cortocircuitos neuronales” para integrar.

Nada ni nadie puede quitarte ni darte nada. ¿No ves que eres tú el único que te causa daño?

“Es absurdo pensar que un pez en el agua pueda tener sed”. Anthony de Mello

Rompe de una vez los programas preconcebidos, heredados, aprendidos, asumidos. Eres un Ser libre, acepta tu felicidad sin culpa, ni miedo ni castigo por ello. 

Te propongo que escribas en una hoja todas las creencias que te limitan actualmente, en relación a cualquier situación o situaciones que se te ocurran y las modifiques en su totalidad, aportándoles el valor que tienen. Fabrica tus nuevas creencias.

Funcionamos por aquello que consideramos que es cierto para nosotros, y así vamos configurando nuestra realidad. Sal del molde en el que te encuentras atrapado. 

Otra sugerencia es que estudies lo que crees que te limita, e investigues personas en tu misma situación que consiguieron lo que para ti es un imposible, tu cerebro necesita saber que se puede realizar para llegar a lograrlo. Modela lo que sea necesario.

Eres Inteligencia Superior, así que huye de la arrogancia de la falsa humildad, al sentirte humilde desde el ego, niegas a tu YO, lo cual es un error de raíz. No eres un ser insignificante, eres Dios en potencia. 

Sé que lo que escribo y lo que cuento muchas veces remueve e incluso duele o produce rechazo, pero no busco tu amistad, busco que descubras que sufrir es un error de nuestra mente y te reconcilies con la vida.

Busca tú, tu propósito y no pares hasta que lo encuentres.

Víctor Frankl, en los campos de concentración nazi, descubrió que las únicas personas que sobrevivan a los trabajos forzados, a las temperaturas bajo cero y a la falta de alimentación, eran las que tenían un “¿por qué?”.

¿Tú sabes cuál es el tuyo?

¡Un abrazo muy grande!

Imagen morgueFlie

Comparte