Yo fui a EGB, ¿y tú?. Se puede ser muy feliz trabajando, eso no nos lo enseñaban en el «cole».

Escuché hace un par de años a Javier Ikaz y Jorge Díaz en la radio, contando la historia de cómo «Yo fui a EGB» surgió, poco después un buen amigo me regaló el libro de la novena edición y ahora, he tenido el privilegio de hablar con ellos en una entrevista para el apartado «Un martes cualquiera…» 

Seguir tus sueños o pasión te da momentos inesperados, regalos constantes que te impulsan día a día a crecer más. ¡Es una realidad para todos!.

Jorge y Javier son amigos y compañeros desde hace años. Querían hacer algo juntos y un buen día se les ocurrió el proyecto Yo fui a EGB. Desde el momento en que apareció en sus cabezas, se «enamoraron» de la idea.

Lo primero que hicieron fue una página en Facebook, y en ella querían mostrar el resultado de la investigación, sobre conceptos olvidados de la generación de los nacidos en los setenta y ochenta.

Desde el minuto cero tuvieron muy buena acogida, hasta llegar al millón de seguidores. 

Ambos eran bloggers con 8 años de experiencia previos, se les ocurrió hacer un blog juntos, y a los tres meses ganaron un premio, el certamen bitácoras, al mejor blog personal y mejor blog del año. Recibieron 5.000 €, en ese momento dicen que pensaron «aquí pasa algo».

Varios de sus seguidores les pidieron que hicieran un libro con toda la información que iban recogiendo, mientras lo meditaban y valoraban, dos editoriales contactaron con ellos. La idea les llegó, ellos no lo planearon y con ella, los medios para llevarla a cabo. 

En la producción del libro tuvieron libertad plena.

Actualmente ya está edición 23 de «Yo fui a EGB I», además de haber creado también «Yo fui a EGB II» y «Yo fui a EGB III».

También tienen (se momento) un disco con la música de esos años y un juego de mesa. Ambos productos han sido un éxito desde su lanzamiento.

Cuentan, con mucha satisfacción, que jamás han tenido que pagar ni un céntimo de publicidad a ninguna red social, ha sido todo orgánico.

De repente, Facebook se hizo viral y le llegaron 20.000 seguidores, ahora no paran de crecer a un ritmo aproximado de 500 seguidores al día.

«Los últimos 3 años han sido increíbles, pero queremos que dejar claro que detrás de todo esto hay mucho trabajo».

Los dos primeros años no se pudieron ir de vacaciones, era una dedicación casi 24/7, sin embargo, cuando lo relatan no paran de sonreír.

Ahora reconocen que ya ha llegado el momento de pensar en abrir líneas de trabajo en las que contar con colaboradores, es hora de expandirse y dejar que la idea se vaya ampliando.

¿Qué leyes ineludibles, entre otras, han seguido para vivir este sueño?

  • Ambos han conectado con una idea que a los dos les hacía felices tan sólo imaginar, y sabían que habría miles de personas que tendrían el mismo sentimiento. Su pasión les nutre tanto a ellos, como al resto. 
  • Cuando descubres tu pasión, el poder interno que sientes te permite trabajar día y noche si hiciera falta, sin tener la sensación de sacrificio. Muchas horas detrás de cada idea, pero no percibes el esfuerzo como tal. 

«Practico con la guitarra 16 horas al día desde que soy niño, y a eso en mi tierra lo llaman duende». Paco de Lucía.

  • El desapego por los resultados ha de ser una máxima, no tener claro dónde te va a llevar tu idea, sólo confiar y dejarte ir, para obtener mejores experiencias de las que no hubieras podido ni vislumbrar.
  • Trabajan con y tras la excelencia. Detrás de cada imagen o historia que cuentan, hay una investigación, y no lo sacan adelante hasta que no queda como ellos desean. «No se trata de colgar fotos, sin más».
  • Su actitud es positiva, alegre, divertida. Tu inconsciente sólo quiere que seas feliz, que estés tranquilo y camines. La vida es muy sencilla, de verdad.

«Consigue el éxito, pero no alardees de ello, consigue el éxito porque es lo natural». Tao Te King