Si me lees desde hace tiempo, ya te conoces mi recorrido. Como ves, no me guardo nada, cada paso que doy, te lo comparto. Hoy te hablo de volver a la cordura. 

Mi intención es y ha sido siempre, mostrarte mi camino para que si te resuena, igual te ahorres algún tramo o evites un tropezón que ya me di yo.

Este sendero, como el de tantas personas que hay recorriendo los suyos propios, es uno que se sale por completo de lo establecido, de la norma, moldes, «dimes y diretes»… Es un camino de Libertad, vaya, si estuviera «encorsetado», perdería el sentido por completo. 

Hay que ser muy valiente, mucho, siempre lo digo. No es para aquellas almas que no se hayan reconocido al menos un poco. Hay que pasar un proceso arduo de desprogramación. 

Es el despertar que tanto reclama la humanidad para regresar a la cordura que perdió, al creerse un mundo dual que no era más que una ilusión para experimentarse, y luego así, regresar a su Verdad. 

Y sé que lo que acabas de leer igual carece de sentido para ti, y es a esto a lo que me refiero hoy. La cordura pasa por locura a los ojos del mundo.

(Maravillosa y necesaria locura, por cierto).

No pretendas entender, solo siente.

Por aquí empieza esta cordura de la que te hablo: 

  • Mira en ti, solo desde ti, y desde ese punto, actúa. No hay nada externo a eso. Cada juicio que haces, estás hablando de ti. Cada falta que ves en alguien, es tuya, y es tu oportunidad de avanzar. Cada ataque o defensa que emites, es erróneo. ¿No me digas que no te da Paz? Es Libertad. Y es Iluminación.
  • ¿Tienes fe? porque si no la tienes, olvídate. Y claro, tener fe es hablar de lo intangible, pero yo te aseguro que es algo que se puede acariciar y ver con una claridad pasmosa. Y para ello, debes querer dejar tu cordura a un lado. ¡Déjala! 

¿Haces, piensas y sientes a los demás como querrías que te hicieran, pensaran y sintieran a ti? porque si no es así, no es cuerda tu vida. (Y esto es cuántica pura).

¿Vives de igual manera, te miren o no? no eres una persona cuerda si no eres siempre la Misma. 

¿Construyes un mundo de Paz y armonía entre todas las almas que lo compartimos? si no lo haces, ¡es locura lo que experimentas! 

¿Te Amas como el Ser maravilloso que eres? de otra manera, es imposible que te lleguen mis palabras.

Hoy te quiero gritar con el Corazón que te vuelvas loco, que te vuelvas loca… sin miedo… para regresar juntos a la cordura que perdimos.

Son tiempos de cordura, pero esta vez, una Cordura definitiva. 

¿No notas que todo se está acelerando? ¡Es que es ahora!

Todas las almas que estamos de «avanzadilla» pedimos con una sola Voz una revolución, cada cual con sus colores y estilos, pero igual de definitiva.

Es una revolución que habla de volver a Ver, de ver con los ojos del Corazón, que ven mucho más allá de todas nuestras proyecciones.

Una revolución en la que se experimenta la divinidad a cada instante, y que se puede palpar sin atisbo de duda para nadie. Y podría darte bastantes ejemplos de un solo día en este sentir. Es una maravilla que aún no soy capaz de explicar.

Esta es la era de la cordura, querida, querido…

¿Verdad que no te es extraño del todo lo que lees? Es tu Alma, que resuena. Ahora solo escucha con atención…